Desayunar en la calle se ha vuelto todo un lujo

El consumo de los desayu­nos “callejeros” venezo­lanos, como pastelitos, empanadas, tequeños e incluso perros calientes, con sus respectivos refrescos o jugos, poco a poco se han convirtido en un lujo, reseñó El Tiempo.

De Bs 70 a Bs 250 puede llegar a costar una empanada en el centro de Puerto La Cruz, sin incluir el jugo que son Bs 100 más, precio que ya repre­senta un golpe al bolsillo de los trabajadores que perciben salario mínimo.

“Ya no me puedo dar el gusto de desayunar todos los días en la calle como lo hacía antes”, así lo dijo Elsa Solór­zano.

“Muchas veces salgo co­rriendo de la casa para no lle­gar tarde al trabajo y no me queda más remedio que comer en la calle, pero me duele gastar tanto en un desa­yuno, porque pienso en las otras cosas que nece­sito comprar”, señaló.

Dángel Estanga, encargado del comercio All Churros, en la calle Libertad de Puerto La Cruz, explicó que hace un año ofrecía churros por ración a Bs 80, pasteles de Bs 25 a Bs 35 (dependiendo del relleno), ensaladas de frutas a Bs 120, tortas a Bs 80, pero desde febrero dejó de vender todos esos aperitivos para dedicar­se únicamente a la venta de tequeños y empana­das. Salen a Bs 80 y 120, respectivamente, por lo que “las ganancias del negocio han bajado demasiado”.

“Me sale caro”

Zenaida Rondón, quien ad­ministra un puesto de empa­nadas desde hace 10 años en la avenida 5 de Julio, destacó que está obligada a vender las frituras a Bs 100, porque el material para producirlas le sale muy caro.

“Dos kilos de pollo me salen en Bs 1.000, un kilo de car­ne Bs 1.000 más, el cazón lo conseguí en Bs 800 el kilo, las servilletas están entre los Bs 400 y Bs 500, por lo que pre­fiero darles papel a los clientes para que se limpien las manos, y el paquete de vasos me sale en Bs 350”.

Desde hace varios meses la trabajadora descartó hacer colas para conseguir productos regulados, porque “perdía todo el día para solo obtener sólo un paquete de harina de maíz ”.

Balas frías

El precio de los perros calien­tes varía entre Bs 80 y Bs 120. Una persona acostumbrada a comer de dos a tres “balas frías”, como también se les cataloga en varias partes del país, debe gastar mínimo entre Bs 320 y los Bs 450.

Una renta
Entre 100 y 300 bolívares cuesta una empanada en un puesto callejero. Las de carne, pollo y especiales son las
más caras.

 

Compártelo: