Cuando veas las nuevas fotos del río Guri, vas a querer tomarte un vaso de agua

El nivel de agua en el Guri, embalse desde donde se genera el 70% de la energía eléctrica que consume Venezuela, sigue en caída libre. Ayer, la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) informó, en su página web, que la cota cerró en 242,88 metros sobre el nivel del mar (msnm); 10 cms más que la jornada anterior..

 

Con la nueva medida, que marca otro récord histórico en una semana, la represa ya se encuentra a 2,88 metros de llegar a su “zona de colapso”.

 

La cota de Guri se ubicaba el pasado miércoles 6 de abril en 243,66 metros, la más baja registrada por la represa para la fecha. En el 2003, Guri alcanzó un mínimo histórico de 244 y el otro mínimo más bajo fue en el año 2010, de 248 metros.

 

La sequía que sufre Venezuela ha convertido áreas del embalse de Guri, uno de los más grandes del mundo, en un desierto. Aun así, el Gobierno es optimista de que la lluvia llegará en cuestión de semanas para recomponer la gigante instalación, que proporciona la mayor parte de la energía  del país.

 

En un recorrido por el complejo hidroeléctrico en el río Caroní,  en el estado Bolívar,  el ministro de Energía Eléctrica, general Luis Motta Domínguez, dijo a Reuters que las previsiones mostraban una probabilidad de lluvia de entre 70-80%  hacia el final de abril o en mayo, para detener el descenso de Guri a un nivel crítico de 240 metros.

 

Conduciendo, caminando y navegando alrededor de la zona de 4.600 kilómetros cuadrados, Motta, de 57 años, señaló escenas inéditas reveladas por la ausencia de agua: barcos que permanecían hundidos, dunas de arena en zonas previamente sumergidas, ganado que vaga en la tierra reseca.

 

“Haremos todo lo humanamente posible y también con el favor de Dios para que nos venga una buena época de lluvia y poder volver a recuperar el Guri y mantener el servicio sin tomar otras medidas extremas que en otros países se están tomando”, agregó.

 

El ministro, quien también dirige Corpoelec, ha pasado tres semanas en Guri supervisando a unos 15.000 trabajadores. Entre las medidas tomadas   están siendo dragados canales para conducir agua entre lagunas aisladas por tierra emergente.  “Sigue descendiendo pero estamos parando el descenso buscando que nos llegue la lluvia”, dijo.

 

También rechazó las críticas a su gestión: “Han tratado de banalizar la situación, inclusive hablaron que esto era mentira, que ‘El Niño’ no existía, que era falta de inversión, pero aquí está: el que tenga ojos, que vea (…) Parece el Desierto del Sahara”, señaló.

 

El Gobierno nacional ha llamado a ahorrar energía, sobre todo en el sector residencial.

 

“Si no llueve, y no damos una respuesta, muchos hermanos van a sufrir, muchos, incluyendo mi familia. Todos”, señaló Motta Domínguez.

 

guri__1351365774_gf.jpg_501249623.jpg

guri_022756125_gf.jpg_852863802.jpg

guri_0297718_gf10.jpg_852863802.jpg

guri_1550359_gf1.jpg_852863802.jpg

guri_4754507_gf10.jpg_852863802.jpg

guri_886505_gf.jpg_852863802.jpg

LI

Compártelo: