Aldo Giordano luego de reunión con el Papa: Él está muy preocupado por Venezuela

Monseñor Aldo Giordano, nuncio apostólico en Venezuela, fue recibido en audiencia por el Papa y destacó que el máximo representante de la Iglesia católica ha expresado su cercanía, afecto por Venezuela y, en particular, su sufrimiento y su comunión con las víctimas de la violencia.

En una entrevista compartida por la CEV en su página web, una traducción de la original en italiano publicada por Radio Vaticano, expresó que está agradecido con el Santo Padre por el encuentro.

Indicó que informó al Papa sobre la situación que vive el país, como la escasez de alimentos, de medicinas, así como las dificultades de encontrar una solución.

“Desafortunadamente, no podemos ver mucha luz en este momento, sin embargo, el Papa ha estado animando para que encontremos caminos de solidaridad, el camino de dar esperanza a las personas, manteniendo la fe”, sostuvo el monseñor.

A continuación el texto íntegro:

El bien del pueblo Venezolano es una prioridad. Papa Francisco recibe al Nuncio Aldo Giordano
Venezuela, nuncio del Papa: el bien de las personas es una prioridad

“El bien de la gente debe ser una prioridad: es la única manera de lograr la paz.” Estas son las palabras de Mons. Aldo Giordano, nuncio apostólico en Venezuela, recibido en audiencia por el Papa.

La visita sigue después de aquella de principios de este mes por parte de la Conferencia Episcopal del país sudamericano, que vive un momento duro por una crisis económica y política que ha generado protestas contra el presidente Nicolás Maduro y más de setenta víctimas. Gabriella Ceraso entrevistó a Mons. Aldo Giordano tras reunirse con el Papa:

R. – Estoy muy agradecido con el Santo Padre por este encuentro. El Papa ha expresado su cercanía, su afecto por Venezuela, en particular, expresa su sufrimiento y su comunión con las víctimas de la violencia, especialmente los jóvenes y sus familias. Él conoce muy bien la situación política y social y está muy preocupado. He podido contarle lo que está pasando, lo que ocurre en las manifestaciones, los tantos problemas del pueblo venezolano; el de los alimentos, de las medicinas y también las dificultades de encontrar una solución. Desafortunadamente, no podemos ver mucha luz en este momento, sin embargo, el Papa ha estado animando para que encontremos caminos de solidaridad, el camino de dar esperanza a las personas, manteniendo la fe y también reiteró que la Santa Sede está disponible para cualquier ayuda si se abre nuevas posibilidades o algún tipo de negociación, o cuando exista una voluntad real para abordar el problema. Él siempre dice que tenemos que ayudar a Venezuela. Por lo tanto, hay una mezcla de dolor y también de confianza renovada. El Papa se preocupa especialmente de que no haya violencia, dice: “la violencia no resuelve los problemas.” Así que hay que tener el valor de tomar otros caminos.

P. – Usted es su representante en esa tierra tan maltratada, parece que de abajo hacia arriba, entre los dirigentes y la población, no hay más diálogo, tal vez esto es lo que más duele, no hay entendimiento?
R. – Le he expresado al Papa el gran afecto del pueblo venezolano. Especialmente los jóvenes que me dicen: “Nuncio, por favor lleve nuestro abrazo al Papa”. Hay mucha confianza, por lo que el pueblo de Venezuela es un pueblo que quiere la paz. Y, lamentablemente – usted tiene razón – en este momento la voz de este pueblo no encuentra muchas maneras para poder expresarse. La esperanza está en que la gente buena de Venezuela de alguna manera pueda imponer su agenda, que es una agenda de reconciliación, de abordar los problemas reales, porque en las familias también hay problemas reales.

P. – La medicamentos, tratamientos, alimentos… Las noticias que recibimos son dramáticas…
R. – El pueblo está sufriendo. Esperamos que el bienestar de los venezolanos sea una prioridad de todas las fuerzas políticas. Creo que hasta entonces así podremos encontrar soluciones e incluso iniciar procesos también para el tratamiento de soluciones políticas.

Publicado originalmente en italiano por Radio Vaticano
Traducción al español por Prensa CEV
29 de junio de 2017

Compártelo: