#‎LibertadparaManuelMorales

Conozco a Manuel Morales hace tanto tiempo que tengo pocos recuerdos de antes de conocerlo. Más que mi amigo, Manuel es mi hermano, de padre y madre distintos, de esos que la vida te permite adoptar y que pueden ser más cercanos a ti que tus propios hermanos consanguíneos. Su familia es mi familia, sus hermanos mis hermanos, al punto que lloré la muerte de su mamá, Lérida, como si yo hubiera sido otro hijo más. Manuel y yo estudiamos justos desde Kinder hasta que nos graduamos de bachilleres, siempre en el mismo salón.

 

Manuel es mayor que yo por solo seis horas, su mamá era carupanera, igual que lo son mis padres, por lo que compartimos las mismas raíces. Entre él y yo hay muchas diferencias y similitudes, de esas que mantienen el equilibrio entre las personas: Él es metódico y organizado de una manera obsesiva, con objetivos y un plan de vida bien trazado, yo más desorganizado y confiado en el orden dentro del caos. Esa forma metódica de llevar su vida le permitió hacer muchas cosas a la vez: trabajar desde muy joven, participar activamente en ayuda social a las clases más necesitadas, estudiar de noche mientras trabajaba, ser un profesional muy exitoso, caer y volver a levantarse, siempre con la actitud de que no hay obstáculos que no se puedan superar, pero siempre manteniendo su conciencia social en muy alto nivel, nunca se olvidó de sus orígenes.

 

A Manuel Morales lo están castigando por ser eficiente, por ser exitoso en un área donde el gobierno, con todos sus recursos, no ha podido serlo. Le tendieron una emboscada y lo pusieron preso desde hace más de seis meses, solo por hacer las cosas bien. Lo responsabilizan de las colas en los supermercados y de mantener un inventario de 3 días para suplir los 35 Supermercados de la cadena Día Día ubicados en barriadas populares a nivel nacional. Unos días antes de caer preso conversábamos de sus nuevos planes, algo que iba a revolucionar la salud y llevar un servicio de excelencia a las clases más necesitadas. Sus planes están retrasados, por ahora, gracias al egoísmo de los gobernantes transitorios, de turno. Su familia, sus amigos y la sociedad lo necesitan libre para que siga construyendo un mejor país. ‪#‎LibertadparaManuelMorales

 

Luis Montaño Velásquez

 

Compártelo: