La inflación que está en el bolsillo de los venezolanos

Les traemos un didáctico artículo de David Morán Bohórquez ( @morandavid ) sobre las causas actuales de la inflación en Venezuela. Móran señala la naturaleza monetaria de la inflación y de la responsabilidad que tienen Banco Central de Venezuela y el Gobierno Nacional en su expansión hacia una hiperinflación, “que pagamos todos empobreciéndonos masivamente sin escapatoria” escribe.

 

La inflación que está en el bolsillo de los venezolanos

 

La inflación está en tu bolsillo. Y no en los anaqueles. Y ello es así porque “La inflación es siempre y en cualquier lugar un fenómeno monetario” como bien lo dijera el Premio Nobel de Ciencias Económicas Milton Friedman en 1976.

Friedman fallecido en el año 2006 explicó durante su vida profesional “el terrible rol que juegan los bancos centrales en las crisis financieras y en las debacles monetarias. Milton Friedman demostró, en contra de la visión de entonces, basada en las teorías equivocadas del economista inglés John Maynard Keynes, que los gobiernos son los principales causantes no sólo de la inflación sino también de otras crisis económicas.” según apuntara acertadamente José Luis Cordeiro en su artículo “Milton Friedman: héroe de la libertad

No entiendo cómo algunos economistas profesionales describen hoy a la inflación como “un alta sostenida de los precios” que es una ingenua descripción que le hace juego a la retórica marxista, esa que apunta a que un aumento de salarios es inflacionario. Esa que pretende poner en el productor de bienes y servicios la causa de la inflación. Que señala que la “especulación” o la “guerra económica” son la causa. Pues no es así.

La inflación es la pérdida del poder de compra del dinero (moneda)

¿Por qué el dinero pierde poder de compra?

Vayamos por partes.  El valor del dinero es fiduciario (fiducia, confianza) como depósito de valor y medio de pago que son sus funciones básicas. Como depósito de valor porque el dinero permite su acumulación para realizar pagos futuros (ahorro) y como medio de pago porque constituye un medio de cambio en las transacciones por bienes y servicios además que fija sus valores (precios). Es fiduciario porque no tiene un respaldo físico como podría ser el oro, pero el hecho que no tenga respaldo físico no significa que no tenga un respaldo moral e institucional del Estado a través de una ley, que impida que el Banco Central de Venezuela (BCV), que tiene el monopolio de la emisión de dinero, lo emita desordenadamente y sin respaldo alguno.

Para que esas dos condiciones operen en el tiempo, y que no se deprecie el trabajo, los ahorros y la calidad de vida en general, es necesario un acto de ley que obligue a las autoridades a sostener el poder de compra de la moneda.

En el caso de Venezuela, en la  Constitución Nacional se establece que “El Estado debe promover y defender la estabilidad económica, evitar la vulnerabilidad de la economía y velar por la estabilidad monetaria y de precios, para asegurar el bienestar social” (Ver artículos 318 y 320 al final de este artículo)

Pero la realidad es que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela es violada a placer por el Poder Nacional. El BCV es en la práctica un apéndice del Ejecutivo Nacional, una especie de banco de segundo piso que financia el déficit fiscal del gobierno con emisión “inorgánica” de dinero.

¿Y qué es dinero inorgánico? Dinero emitido sin respaldo de Reservas Internacionales con el objetivo de financiar el déficit fiscal del gobierno. Hoy, más del 50% del déficit fiscal es financiado inflacionariamente.

De hecho, el dinero inorgánico es dinero falso aunque sea legal, que le quita valor al dinero real, el que usted suda con su trabajo. Algunos economistas denominan la inflación como el ladrón nocturno, cuando a través del gasto público el gobierno inunda la economía de bolívares sin respaldo, que compiten sin esfuerzo con sus bolívares sudados en la adquisición de bienes y servicios. ¿El resultado? Es el que sus bolívares perdieron el poder de compra porque el BCV decidió satisfacer las apetencias de dinero de las diferentes dependencias del Estado y del gobierno.

Cortesía Antonio de la Cruz / @iatrends

En la gráfica pueden observar la evolución de los saldos de la liquidez monetaria en Venezuela (que es la cantidad de dinero en la economía conformada por monedas y billetes, depósitos a la vista, depósitos de ahorro y depósitos a plazo). El crecimiento es explosivo, exponencial. Su incremento en el año 2014 fue del 64% y en el primer semestre de 2015 un 37%. Desde enero de 2014 a junio de 2015 creció el 101%. Mientras tanto la producción de bienes y servicios en el país ha caído en un 7%.

Mientras, en los últimos 5 meses las reservas internacionales han caído un 38%, unos 10.000 millones de dólares.

¿Quién se beneficia de la inflación?

El gobierno de la siguiente manera: Cuando Ud. compra un producto con un precio mayor al anterior, esa diferencia de precios la tomó el gobierno como un impuesto – el impuesto inflacionario – anticipadamente, al momento que el BCV imprimió dinero inorgánico para dárselo al gobierno.

Estamos en  hiperinflación

Según el economista Alexander Guerrero la “hiperinflación es una inflación fuera de control“. Por lo tanto la hiperinflación es una decisión monetaria y política, cuando el gobierno y el BCV actúan conjuntamente, el primero generando un descomunal déficit fiscal y el segundo financiándolo con dinero inorgánico con efectos demoledores en el poder de compra de la moneda en el corto plazo.

La gente común, sin mecanismos de defensa, ve como sus activos se convierten en sal y agua

Hoy las familias de casa prefieren comprar azúcar, aceite o caraotas de más que mantener los bolívares en su cartera. No quieren la inflación en sus bolsillo sino los productos en sus despensas. Saben que en el futuro los bienes mantendrán su valor, mas no así la moneda. Esto es porque el bolívar ha perdido en el país su función. En el momento que esto es masivo y popular, estamos hablando de hiperinflación.   Como es el caso de la Venezuela de hoy. Nadie quiere un bolívar, no importa la cifra de “inflación” oficial.

Vean cómo se ha hundido el bolívar frente al dólar en el mercado paralelo.

Y volviendo a Milton Friedam éste alguna vez dijo respecto al dinero “Sólo el gobierno es capaz de coger un papel perfectamente bueno, cubrirlo con tinta perfectamente buena y hacer una combinación absolutamente banal

¡Qué razón tuvo! Hoy el bolívar es eso, insustancial, para nuestro pesar.

 

P.D. Ahora podrán entender el porqué el gobierno no sube el precio de la gasolina. Esos ingresos los obtiene del impuesto inflacionario. Ahora hiperinflacionario. Que los pagamos todos empobreciéndonos masivamente sin escapatoria.

 

__________________________________________

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
Artículo 318. Las competencias monetarias del Poder Nacional serán ejercidas de manera exclusiva y obligatoria por el Banco Central de Venezuela. El objetivo fundamental del Banco Central de Venezuela es lograr la estabilidad de precios y preservar el valor interno y externo de la unidad monetaria. La unidad monetaria de la República Bolivariana de Venezuela es el Bolívar. En caso de que se instituya una moneda común en el marco de la integración latinoamericana y caribeña, podrá adoptarse la moneda que sea objeto de un tratado que suscriba la República.

El Banco Central de Venezuela es persona jurídica de derecho público con autonomía para la formulación y el ejercicio de las políticas de su competencia. El Banco Central de Venezuela ejercerá sus funciones en coordinación con la política económica general, para alcanzar los objetivos superiores del Estado y la Nación.

Para el adecuado cumplimiento de su objetivo, el Banco Central de Venezuela tendrá entre sus funciones las de formular y ejecutar la política monetaria, participar en el diseño y ejecutar la política cambiaria, regular la moneda, el crédito y las tasas de interés, administrar las reservas internacionales, y todas aquellas que establezca la ley.

Artículo 320. El Estado debe promover y defender la estabilidad económica, evitar la vulnerabilidad de la economía y velar por la estabilidad monetaria y de precios, para asegurar el bienestar social.

El ministerio responsable de las finanzas y el Banco Central de Venezuela contribuirán a la armonización de la política fiscal con la política monetaria, facilitando el logro de los objetivos macroeconómicos. En el ejercicio de sus funciones el Banco Central de Venezuela no estará subordinado a directivas del Poder Ejecutivo y no podrá convalidar o financiar políticas fiscales deficitarias.

La actuación coordinada del Poder Ejecutivo y del Banco Central de Venezuela se dará mediante un acuerdo anual de políticas, en el cual se establecerán los objetivos finales de crecimiento y sus repercusiones sociales, balance externo e inflación, concernientes a las políticas fiscal, cambiaria y monetaria, así como los niveles de las variables intermedias e instrumentales requeridos para alcanzar dichos objetivos finales. Dicho acuerdo será firmado por el Presidente o Presidenta del Banco Central de Venezuela y el o la titular del ministerio responsable de las finanzas, y divulgará en el momento de la aprobación del presupuesto por la Asamblea Nacional. Es responsabilidad de las instituciones firmantes del acuerdo que las acciones de política sean consistentes con sus objetivos. En dicho acuerdo se especificarán los resultados esperados, las políticas y las acciones dirigidas a lograrlos. La ley establecerá las características del acuerdo anual de política económica y los mecanismos de rendición de cuentas.

________________________________________________

 

David Morán B. fue miembro del equipo técnico negociador de la Agenda Venezuela ante el Fondo Monetario Internacional

Compártelo: