La historia de fe a La Chinita de Maracaibo

Desde hace 307 años, el pueblo zuliano celebra los 18 de noviembre una de sus fiestas más tradicionales de fervor religioso, alegre y genuina en devoción a la Virgen de  la Chiquinquirá, coloquialmente conocida como La Chinita.

María Cárdenas era una humilde lavandera que a orillas del lago encontró una tabla de madera, que luego llevó a su casa para utilizarla como tapa de una tinaja de agua. Un 18 de noviembre de 1709, mientras colaba café, se percató que la tabla tenía la imagen de una virgen, entonces, la cuelga en la pared.

Pasaron las horas y escucha unos golpes. Cuando se acerca a los sonidos encuentra un brillo que emanaba del cuadro y apreció perfectamente la de la Señora de la Chiquinquirá. La señora no contuvo la emoción y salió a la calle a gritar: ¡Milagro! ¡Milagro! Efectivamente, así denominaron la calle años después. Muchos vecinos se acercaron y corroboraron la existencia de la sagrada imagen.

chinita

Desde entonces, misas, serenatas y procesiones son las manifestaciones que acostumbran los ciudadanos marabinos a ejecutar como muestra de amor a su patrona. El ritual inicia en la Basílica de Maracaibo donde todos renuevan su fe y devoción en un ambiente festivo al ritmo de gaitas zulianas.

En las escuelas también resaltan el amor a la virgen y con distintas actividades le rinden tributo.

por ElEstímulo en noticiasaldiayalahora.co

Compártelo: