Venezolano salió del estado Lara buscando una vida mejor y encontró la muerte en Chile

venezolano-Chile

Al igual que lo hacen miles de venezolanos a diario, Eduardo José Oropeza Marchán salió del país hacía Chile, desesperado por el hambre, el desabastecimiento, el alto costo de alimentos y buscando la forma para sacar adelante a su esposa y a sus cuatro hijos.

El diario El Nuevo Herald reseñó su historia: tras 9 días de viaje en buses saliendo desde Cúcuta, llegó a Chile a principios de febrero, pero una enfermedad acabaría con sus ilusiones en un par de semanas.

Oropeza, de 38 años y oriundo del Estado Lara, estuvo las últimas semanas en Rengo, en el centro de Chile, en donde trabajó en el campo cosechando manzanas y peras. Aunque en un momento pensó en devolverse a Venezuela para estar junto a su esposa y su hija menor de 7 años, sacó fuerzas a pesar de la depresión y de la enfermedad que padecía: vasculitis, que causa la inflamación de los vasos sanguíneos. Y aunque se tomaba los medicamentos para tratar su enfermedad, poco a poco empezó a empeorar.

“Los primeros días estuvo bien, trabajamos duro dos semanas. Después se empezó a sentir mal y decayó mucho. Ahí lo llevamos al hospital”, contó Yefferson Fernández, un amigo venezolano que lo recibió en Rengo y lo conocía desde hace 15 años. Fue hospitalizado en Rengo, en donde inicialmente presentó mejoría, pero después volvió a decaer y tuvo que ser entubado.

Fue trasladado al hospital clínico Fusat de Rancagua, una ciudad a 30 minutos. Allí lo recibió y atendió la doctora venezolana María Elena Balza Fernández. Oropeza llegó en la madrugada del martes con un shock séptico, neumonía y comprometida su pierna izquierda.  Aunque recibió tratamiento durante esos dos días, falleció el viernes a las 5:15 p.m.

El cuerpo de Oropeza será cremado en Chile y sus cenizas llevadas luego a Río Tocuyo.

 

Compártelo: