Una base militar de Siria es bombardeada tras un presunto ataque químico

Varios combatientes murieron, entre ellos unos iraníes, en el bombardeo de una base militar siria el lunes, después de que los presidentes de Estados Unidos y Francia anunciaran una “respuesta fuerte y común” a un presunto “ataque químico” que dejó decenas de muertos en una zona rebelde cerca de Damasco.

“Varios misiles alcanzaron el aeropuerto de Tayfur”, reportó SANA, que afirmó que se sospechaba “de un ataque estadounidense” pero luego retiró cualquier referencia a Estados Unidos.

El origen del ataque seguía sin conocerse a las 06H30 GMT. Estados Unidos y Francia negaron ser los autores del ataque, mientras que Israel rechazó hacer comentarios.

“Muertos y heridos en el bombardeo de misiles contra el aeropuerto de Tayfur” (centro), agregó SANA, citando una fuente militar.

Catorce militares, entre ellos combatientes iraníes, murieron este lunes en el ataque aéreo contra una base aérea siria en el centro del país, afirmó por su parte el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

“Fuerzas rusas, iraníes y del movimiento libanés Hezbolá”, aliados del gobierno sirio están desplegadas en la base T-4, también denominada Tiyas, agregó el OSDH.

Horas antes, Donald Trump y Emmanuel Macron “condenaron firmemente los ataques químicos del 7 de abril contra la población de Duma en Guta Oriental”, según un comunicado del Elíseo tras una conversación telefónica entre ambos.

La presidencia francesa no citó explícitamente al gobierno sirio. Ambos presidentes “intercambiaron informaciones y análisis que confirmaban la utilización de armas químicas”, precisó la presidencia francesa.

Emmanuel Macron y Donald Trump también “decidieron coordinar sus acciones y sus iniciativas en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas” que se reunirá el lunes a las 15H30 GMT, agregó el Elíseo.

Por su parte, la Casa Blanca señaló en un comunicado que los mandatarios acordaron que el régimen de Damasco debía ser considerado responsable “de sus continuas violaciones de los derechos humanos” y que ambos países debían “coordinar una respuesta fuerte y común”.

Hace un año, el presidente estadounidense ordenó bombardear una base del régimen sirio en represalia a un ataque con gas sarín, que tres días antes había matado a más de 80 civiles en Jan Sheijun (noroeste).

– Presunto ataque químico –

El domingo, los Cascos Blancos (socorristas que operan en las zonas rebeldes en Siria), un grupo insurgente así como la oposición en el exilio acusaron al régimen de haber llevado a cabo ataques con armas químicas el sábado en Duma, el último reducto en manos de los rebeldes, en Guta Oriental, cerca de Damasco y que Bashar Al Asad trata de reconquistar con una intensa ofensiva.

El régimen sirio negó cualquier ataque químico en esa zona, que sus fuerzas parecían estar a punto de reconquistar completamente el domingo por la noche.

Rusia negó este domingo que el régimen sirio usara armas químicas en Duma, rechazando las afirmaciones de Estados Unidos que señalan a Moscú como responsable en última instancia del presunto ataque.

“Negamos rotundamente esa información”, dijo el general Yuri Yevtushenko, jefe del Centro Ruso para la Reconciliación de las Partes en Guerra en Siria.

Moscú advirtió a Washington contra una intervención “por pretextos fabricados” y que podría “conllevar las más fuertes consecuencias”.

En paralelo, Rusia solicitó otra reunión del Consejo de Seguridad, a las 19H00 GMT, que tratará sobre “amenazas a la paz en el mundo”, según fuentes diplomáticas.

– ‘Escenas espantosas’ –

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que obtiene sus informaciones utilizando una red de informantes en toda Siria, no pudo confirmar las denuncias sobre el ataque químico.

Los Cascos Blancos y la oenegé SAMS (Syrian American Medical Society) afirmaron que 48 personas murieron en este ataque con “gas tóxico” y que se registraron “más de 500 casos, en su mayoría de mujeres y niños” con “síntomas de una exposición a un agente químico”.

Por otro lado, tras dos días de intensos bombardeos, rebeldes y familiares suyos empezaron a ser evacuados hacia el norte de siria el domingo por la noche, según la agencia oficial SANA, en virtud de un acuerdo cerrado con el grupo rebelde Yaish Al Islam. El pacto también preveía la liberación de rehenes retenidos en Duma por los rebeldes. AFP