Tres directivos de Pdvsa movieron 60 millones de dólares en Andorra

PDVSA

Según una investigación del diario español El País, tres directivos de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) “movieron 60 millones de dólares en Andorra”. “Los responsables de le petrolera Luis Carlos de León, Eudomario Carruyo y Francisco Jiménez canalizaron entre 2008 y 2014 sus fondos a través de una madeja de cuentas en la Banca Privada d’Andorra (BPA)”, relata el diario según la documentación a la que han tenido acceso.

“Luis Carlos de León, director de Finanzas de Electricidad de Caracas, una filial de PDVSA, controló entre 2008 y 2013 dos depósitos en la BPA. Sus cuentas movieron 22 millones de dólares (17,6 de euros). Y, desde ellas, se adquirió un inmueble en Venezuela por 3,1 millones de dólares (2,5 de euros), según la Policía de Andorra” señala l medio.

Asimismo, aseguran que de León se presentó ante la BPA como “abogado corporativo de PDVSA”, explicando que sus depósitos estaban vinculaos con “sociedades instrumentales (sin actividad real)”. También explican que “utilizó la institución financiera del Principado para recibir millonarias sumas de jerarcas chavistas. Así, cobró en diciembre de 2008 un total de 5,5 millones de dólares (4,4 de euros) del exviceministro de Energía y Petróleo de Venezuela del primer Gobierno de Hugo Chávez, Nervis Villalobos, según la Policía de Andorra”.

De León fue arrestadp en Madrid en el pasado mes de octubre luego de la solucitud de un juez de Texas que investiga blanqueo y corrupción relacionado con Pdvsa. El Gobierno español ya autorizó su extradicción a EEUU.

El País también habla sobre Francisco Jiménez quien habría manejado “tres cuentas en Andorra entre 2010 y 2012. Sus depósitos canalizaron más de nueve millones de dólares (7,2 de euros). Y recibieron 8,2 millones de dólares (6,5 de euros) de Diego Salazar, primo del exministro de Energía y Petróleo y expresidente de PDVSA Rafael Ramírez. Salazar fue arrestado el pasado diciembre por corrupción en la petrolera. Jiménez vació en junio de 2012 sus cuentas mediante transferencias a Suiza, San Vicente y las Granadinas, EE. UU. y Curazao.”.

Según las investigaciones, Jiménez es considerado una “persona de confianza” del exministro Rafael Ramírez, contra quien la Fiscalía venezolana mantiene una orden de captura y una investigación desde el pasado mes de diciembre.

Eudomario Carruyo es el tercer nombre que presenta El País en su investigación, quien sería miembro de la Junta directiva y responsable de la filial Deltaven y también habría recurrido a la BPA. “Sus depósitos recibieron entre 2008 y 2010 un total de 30,6 millones de dólares (24,5 millones de euros). Una tercera parte de este dinero llegó desde tres empresas controladas por el exviceministro de Energía y Petróleo de Venezuela Nervis Villalobos”, señalan.

Carruyo se presentó en el banco como un “empresario del sector energético, especializado en planes ingeniería y obras y accionista de la firma venezolana Lugo Enterprise”.

“Los tres directivos de la petrolera eligieron para ocultar sus fondos la BPA, una entidad que fue intervenida por las autoridades andorranas en marzo de 2015 por presunto blanqueo de capitales. Con 29.000 clientes y un volumen de negocio de 8.000 millones de euros –el 20 % de los fondos del Principado-, la institución financiera fue también el banco donde colocaron su dinero los directivos de Odebrecht, el gigante brasileño de la construcción que abonó comisiones a altos funcionarios de una docena de países de Latinoamérica a cambio de obra pública. Junto a De León, Carruyo y Jiménez, la BPA acogió fondos de otros ejecutivos de PDVSA, como la exdelegada en España y Portugal Julia van Den Brule, que abrió una cuenta en 2008 para ocultar tres millones de dólares (2,4 de euros). La exsupervisora de la petrolera en Caracas Íngrid Sánchez González, por su parte, se hizo clienta del banco andorrano para ingresar cinco millones de dólares (cuatro de euros)”, señala el diario español.

 

Compártelo: