Todd Robinson causa alarma en el exilio venezolano

Todd-Robinson

El tono reconciliador empleado por el encargado de negocios Estados Unidos en Venezuela, Todd Robinson, generó alarma y decepción entre algunos exiliados venezolanos en Estados Unidos, después que el diplomático se alejara de la postura de Washington de que las venideras elecciones presidenciales fueron convocadas ilegítimamente por el régimen de Nicolás Maduro.

Washington, al igual que la mayoría de los países latinoamericanos más influyentes, ya ha anunciado que no reconocerá los resultados de los comicios previstos para el 20 de mayo, tras advertir que fueron adelantados inconstitucionalmente por la “ilegítima” Asamblea Nacional Constituyente, y que se realizarán sin brindar suficientes garantías de transparencia.

Pero Robinson, en una entrevista radial la semana pasada, envió un mensaje muy distinto al que hasta ahora ha trasmitido el gobierno del presidente Donald Trump.

“Hay varias teorías sobre los resultado de las elecciones y al final los venezolanos van a decidir si las elecciones tienen credibilidad o no, y nosotros vamos a esperar la decisión de los venezolanos”, Robinson dijo en una entrevista con Unión Radio en Caracas.

Robinson explicó que la legitimidad de los comicios dependería eventualmente de la participación de la población y la posición de los países latinoamericanos, y más adelante en la entrevista dijo que no podía descartarse que Trump accediera a reunirse con Maduro.

Para dirigentes de la comunidad venezolana, esos comentarios son un cambio sustancial en la postura adoptada hasta ahora por el gobierno de Estados Unidos, y deja abierta la posibilidad de que Maduro consiga el reconocimiento de una reelección, que nadie duda solamente podría ganar fraudulentamente.

“Las declaraciones de Robinson van claramente en contra de la posición del propio secretario de Estado, del vocero de la Casa Blanca, del Consejo de Seguridad Nacional, y del mismo presidente y vicepresidente de Estados Unidos”, dijo desde Washington Martín Rodil, presidente del Venezuelan American Leadership Council.

“No se entiende, realmente, como se puede plantear una reunión con Maduro sin que antes ocurran los cambios que demanda la comunidad internacional de la restitución de la democracia […] La pregunta que todos nos estamos haciendo es: ¿quien está instruyendo al encargado de negocios a enviar ese mensaje?”, agregó.

Tras observar durante años el gradual deterioro de la democracia venezolana, la comunidad internacional finalmente ha comenzado a dar pasos para castigar las cada vez más frecuentes violaciones a los derechos humanos y la enorme corrupción del régimen, que sumado a la destrucción intencional del aparato productivo del país ha convertido a uno de los países más ricos de América Latina en uno de los más pobres del planeta.

El colapso económico atribuido al chavismo, aunado al cada vez mayor autoritarismo, ha conducido a una crisis humanitaria y a que millones de venezolanos huyan del país, reseñó El Nuevo Herald

 

Compártelo: