Se cayó del balcón de su casa Maxim Borodin, el periodista ruso que había escrito sobre los “mercenarios” de su país en Siria

Maxim-Borodin

El periodista ruso Maxim Borodin, quien escribió sobre la muerte en Siria de “mercenarios” procedentes de su país, murió este domingo tras pasar varios días internado en un hospital en estado crítico.

Borodin había caído por del balcón de su departamento de la quinta planta de un edificio de la ciudad de Ekaterimburgo el pasado 12 de abril.

Sus vecinos lo encontraron en la calle gravemente herido.

Uno de los amigos del periodista reveló que Borodin le había dicho que su departamento había sido rodeado el día anterior por personal de seguridad.

Vyacheslav Bashkov describió a su amigo como un “periodista honesto y con principios”.

Contó que Borodin lo contactó el 11 de abril a las 5 de la mañana diciendo que había “alguien con un arma en su balcón y gente con camuflaje y máscaras en una escalera”.

Borodin había estado buscando un abogado, indicó Bashkov, aunque luego se volvió a comunicar para decir que estaba equivocado y que los efectivos de seguridad estaban realizando una especie de ejercicio.

Las autoridades regionales informaron que el departamento estaba cerrado por dentro, precisando que ninguna otra persona había entrado o salido del lugar y descartaron un hecho criminal.

Polina Rumyantseva, editora jefe de Novyy Den, donde trabajaba Borodin, en cambio, dijo que no había razones para que tomara la decisión de quitarse la vida.

¿Qué escribió Borodin?

Hace unas semanas, el periodista había escrito sobre los “mercenarios rusos” conocidos como Grupo Wagner que, según se informó, murieron el 7 de febrero en un choque con fuerzas estadounidenses en la provincia siria de Deir ez-Zor.

La semana pasada, el jefe saliente de la CIA, Mike Pompeo, dijo que “un par de cientos de mercenarios rusos” habían muerto en una confrontación en suelo sirio.

Aparentemente, participaban en un ataque de tropas leales al gobierno sirio a la sede central de las Fuerzas Democráticas Sirias, aliadas de Estados Unidos.

Semanas después, Moscú admitió que decenas de ciudadanos rusos habían muerto o habían resultado heridos, pero aclaró que no se trataba de soldados regulares.

El mes pasado Borodin había escrito que tres de los fallecidos procedían de Sverdlovsk, en la región de los Urales, de la que Ekaterimburgo es la principal ciudad.

Dos ellos eran del pueblo de Asbest y el otro de Kedrovoye, indicó.

Escándalos políticos

El periodista también había investigado escándalos políticos, entre ellos un video publicado por el líder opositor Alexei Navalny, en el que se ve al millonario Oleg Deripaska, al vice primer ministro de Rusia. Sergei Prikhodko, y una “acompañante” bielorrusa conocida como Nastya Rybka.

En años recientes, diversos periodistas han sido encarcelados o atacados en Rusia. El mismo día que Maxim Borodin cayó de su balcón, el editor de un periódico regional oficial fue asaltado en Ekaterimburgo.

Una de los casos más sonados de fue el de la periodista rusa Anna Politkovskaya, asesinada a tiros en el bloque de pisos en el que vivía en 2006. Politkovskaya expuso los abusos contra los derechos humanos en Chechenia.

La mayoría de los medios en Rusia están controlados por el Estado y el país se encuentra en el puesto número 83 en una lista elaborada por Freedom House sobre los países del mundo con mayor libertad de prensa, reseñó BBC Mundo