Qué es la cláusula democrática del Mercosur que Mauricio Macri quiere invocar contra el chavismo

El presidente electo de Argentina afirmó que utilizará la herramienta para sancionar al régimen chavista “por los abusos que está cometiendo en la persecución de opositores”. Cuándo se aplica y qué efectos tiene

En su primera conferencia de prensa tras ser electo presidente de la Argentina, Mauricio Macri se refirió a “los abusos que está cometiendo en la persecución de opositores” el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, país contra el que el flamante mandatario argentino pretende invocar la“cláusula democrática” del Mercosur.

“Lo que está pasando en Venezuela no tiene que ver con el compromiso democrático que hemos asumido todos los argentinos”, agregó Macri.

Creada en 1998 con la firma del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático en el Mercosur, la cláusula democrática del Mercosur prevé la posibilidad de suspender a un país socio en el bloque y hasta aplicarle sanciones comerciales o el cierre de fronteras en caso de ruptura del orden democrático.

Esta medida probablemente chocará probablemente con la negativa de los países de la región y, dado que esta medida sólo puede aplicarse por consenso entre los Estados que integran el bloque, difícilmente prospere.

“La plena vigencia de las instituciones democráticas es condición esencial para el desarrollo de los procesos de integración entre los Estados Partes del presente Protocolo”, asegura el texto firmado en 1998. Ese será uno de los argumentos que intentará presentar Macri contra el régimen chavista, que mantiene encarcelados a varios dirigentes políticos, entre ellos, el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, preso en Ramo Verde.

Firmado en el sur de la Argentina el 24 de julio de 1998, el Protocolo asegura que se la cláusula se puede aplicar “en caso de ruptura del orden democrático en alguno” de los países miembro del bloque regional.

Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, en Argentina durante la victoria de Macri

La aplicación de la norma prevé medidas que van desde la “suspensión del derecho a participar en los distintos órganos” del Mercosur hasta la cesación de los “derechos y obligaciones emergentes de esos procesos”.

El documento explica que en caso de una ruptura del orden democrático, los demás miembros del bloque “promoverán las consultas pertinentes entre sí y con el Estado afectado” aunque, en caso de que esas conversaciones fracasen, los países “considerarán la naturaleza y el alcance de las medidas a aplicar, teniendo en cuenta la gravedad de la situación existente”.

Macri enfatizó varias veces en su campaña que pediría a los socios del Mercosur aplicar la cláusula democrática del bloque, que contempla la exclusión momentánea de un miembro del grupo si hay una alteración del orden democrático.

En octubre había anticipado: “Inmediatamente asumida la presidencia vamos a exigir la liberación de Leopoldo López y si (el presidente Nicolás) Maduro en Venezuela no lo acepta, vamos también a pedir a los países del Mercosur que se discuta la aplicación de la Cláusula Democrática”, dijo Macri. También ha expresado su solidaridad y apoyo al alcalde de Caracas Antonio Ledezma, en prisión domiciliaria.

El Mercosur tiene hoy como miembros plenos de la unión aduanera a Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela y a Bolivia en proceso formal de adhesión.

Macri manifestó también su deseo de que su primera visita al exterior sea a Brasil y señaló: “Queremos afianzar las relaciones con nuestros hermanos latinoamericanos”.

El presidente electo argentino también le dedicó unos minutos a la relación que mantendrá su gobierno con el de la mandataria Michelle Bahelet. “Aspiro a intensificar la relacion con Chile. Arranco con el mayor de los entusiasmos”, manifestó.

INFOBAE

Compártelo: