Puerto Rico se ofrece como sede para diálogo entre gobierno y oposición

Las dos partes mantuvieron un diálogo político de Santo Domingo, entre diciembre y febrero pasados, que acabó sin acuerdos

Puerto Rico ofreció este martes ser sede de un diálogo entre el Gobierno y la oposición en el marco de una visita a la isla del diputado opositor Luis Florido.

El secretario de Estado de la isla, Luis Rivera, entregó este martes una carta a Florido en la que pone “la sede del Departamento a la disposición de la Asamblea Nacional a fin de que -en conjunto con las autoridades de EE.UU.- los líderes políticos de la región puedan reunirse, discutir y sesionar sobre posibles salidas a la actual crisis que atraviesa Venezuela”.

“Desde que el gobernador (Ricardo) Rosselló asumió la gobernación en enero de 2017, nuestra Administración ha estado comprometida con la democracia, los derechos humanos y el derecho a vivir en paz y prosperidad de nuestros hermanos venezolanos”, dijo Rivera.

En un comunicado, Florido consideró que la isla “puede ser el lugar idóneo para llevar a cabo una mesa de diálogo con los principales actores de la región que desean un cambio para Venezuela”.

“Puerto Rico es una jurisdicción de los Estados Unidos que cuenta con sus instituciones, pero que es esencialmente latina y se encuentra únicamente a 500 millas de Venezuela”, agregó.

Rivera dirigió este martes un conversatorio que contó con la presencia de Florido, en el que se planteó la voluntad de trabajar en la creación de una Comisión para la Democracia de Venezuela con sede en Puerto Rico.

Florido se encuentra en un viaje oficial por EE UU -país del que Puerto Rico es un Estado Libre Asociado- para hablar sobre las condiciones de vida de miles que han abandonado el país en los últimos años como consecuencia de la crisis humanitaria, indicó el comunicado.

Rivera recordó que ha planteado que sea la “isla el espacio para que el Gobierno del presidente ( de EE UU Donald) Trump convoque al mundo a buscar alternativas reales, a corto y mediano plazo”, para que los “venezolanos puedan vivir en paz, tener una vida digna, con acceso a alimentos, cuidado de salud y tantas otras cosas que hoy faltan a la inmensa mayoría de la población”.

Venezuela vive una crisis entre el gobierno y la oposición, que no reconoce la convocatoria a los comicios presidenciales hecho por el Consejo Nacional Electoral para el 20 de mayo y en los que Nicolás Maduro buscará la reelección.

El rechazo de la oposición, debido a las condiciones electorales, llevó a la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática a no presentar candidato a los comicios presidenciales.

Las dos partes mantuvieron un diálogo político de Santo Domingo, entre diciembre y febrero pasados, que acabó sin acuerdos.