Ministro Norcoreano en Suecia

El ministro de Exteriores norcoreano, Ri Yong Hose llegó a Suecia el jueves para dos días de conversaciones que podrían facilitar la anunciada cumbre entre Donald Trump y Kim Jong Un.

El ministro Ri Yong Ho llegó al aeropuerto de Estocolmo e inmediatamente abandonó el área en un convoy de vehículos diplomáticos, constató un reportero de la AFP.

Ri mantendrá un encuentro con su homóloga sueca, Margot Wallstrom, cuyo país representa los intereses estadounidenses en ese país, sobre la desnuclearización de la península coreana, la posible cumbre de sus líderes y la suerte de tres estadounidenses detenidos en Corea del Norte.

Corea del Norte y Estados Unidos estudian la organización de una histórica cumbre.

Según el ministerio sueco, “las conversaciones se centrarán sobre el rol de potencia protectora consular que desempeña Suecia para Estados Unidos, Canadá y Australia” en Corea del Norte.

Ri y Wallström hablarán también “de la situación de seguridad en la península coreana, tema que está en la agenda del Consejo de Seguridad (de la ONU), del que Suecia es miembro (no permanente) en 2017-2018”, agrega.

La visita de Ri, agrega el ministerio, tiene también como objetivo “contribuir a la aplicación de las resoluciones” votadas por el Consejo de Seguridad contra Corea del Norte por su programa nuclear. Pero también subraya la “necesidad de intensificar los esfuerzos diplomáticos para hallar una solución pacífica al conflicto”.

Ri está acompañado por Choe Kang Il, director general adjunto del departamento América del Norte del ministerio norcoreano de Exteriores, según la agencia de prensa surcoreana Yonhap.

“No podemos excluir la posibilidad de un contacto entre Corea del Norte y Estados Unidos” durante la visita de Ri, declaró a Yonhap una fuente en la capital china.

– ¿Cumbre histórica? –

Según el ministerio sueco, “un comunicado de prensa completo será publicado al término de las conversaciones, la noche del 16 de marzo”.

Una histórica cumbre entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, podría celebrarse antes de fines de mayo, anunció la semana pasada un alto funcionario surcoreano, tras meses de tensión y amenazas de guerra en torno al programa nuclear norcoreano.

Trump confirmó la perspectiva de la cumbre, pero Corea del Norte no lo ha hecho aún. Todavía no se ha precisado ni la fecha ni el lugar de esta eventual cumbre.

Durante una visita oficial a Washington a principios de marzo, el primer ministro sueco, Stefan Löfven, reiteró a Trump la disponibilidad de Suecia para facilitar los contactos entre los dos países enemigos.

Corea del Norte tiene embajada en Estocolmo, una elegante residencia con jardín arbolado en un barrio tranquilo y residencial de la capital.

El año pasado, Donald Trump agradeció al gobierno sueco por sus esfuerzos para obtener la liberación del estudiante norteamericano Otto Warmbier, detenido en Pyongyang en 2016 y fallecido poco después de su liberación y retorno a Estados Unidos.

– “No hay que ser ingenuos” –

El Primer ministro sueco Lofven dijo que los rumores de que Suecia podría ser la sede de una cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte es prematura.

“Pienso que es muy pronto para especular sobre eso … no estamos en ello aun”, dijo Lofven a la agencia TT.

Sin embargo, añadió que “si los actores principales desean que Suecia desempeñe un papel — facilitación, foro o enlace o lo que pueda ser–, estamos dispuestos a hacerlo”, añadió, refiriéndose a Corea del Norte y Corea del Sur, Estados Unidos, Japón o China.

“Este es un asunto de increíble importancia. Somos un país que no está alineado militarmente y tiene una larga presencia en Corea del Norte, y debido a la confianza de que gozamos pensamos que podemos desempeñar un papel”, dijo.

“Pero será necesario que sean los actores pruncipales los que decidan cual es el papel que desempeñará Suecia”, puntualizó

“No hay que ser ingenuos y pensar que Suecia puede resolver esos problemas”, puntualizó.

AFP