Meten presos en Perú a pareja venezolana que explotaba sexualmente a paisanas menores de edad

explotaba-sexualmente

Una pareja venezolana incursa en la trata de personas y que explotaba sexualmente a paisanas menores de edad fue aprehendida este miércoles en Lima por agentes peruanos adscritos a la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional (PN); los detenidos explotaban sexualmente a cuatro adolescentes connacionales, a quienes mantuvieron bajo durante 15 días para comerciarlas individualmente a 300 soles.  

Los traficantes que presidían la clandestina red de prostitución fueron identificados por las autoridades como Heinyareli Daleska Flores García, de 18 años, y su novio, Brandon Alexander Sandía Martínez, de 19; ambos extranjeros arribaron a Perú hace aproximadamente un año, en condición de turistas.

El cuarteto de víctimas había emigrado a Colombia en un desesperado intento para eludir la crisis económica de su país, sin embargo, fueron persuadidos – mediante el engaño – por Flores y Sandía a principios del 2018 a trasladarse hasta la nación andina, donde supuestamente podrían acceder a una mejor calidad de vida. Los detenidos les ofrecieron a las jóvenes, cuyas edades oscilaban entre los 16 y 17 años,  una serie de fraudulentas oportunidades laborales que las indujeron a abordar una unidad de transporte terrestre en búsqueda de las falsas promesas.

Según información procurada por el diario El Comercio, previo a cruzar la frontera, algunos datos contenidos en los documentos de identificación pertenecientes a las muchachas, como la fecha de nacimiento, fueron modificados para evitar reparos por parte de las autoridades del Estado de Perú.

Una vez en la capital peruana, la documentación y el dinero de las adolescentes fueron confiscados por los victimarios, que procedieron a encerrarlas en un apartamento de la cuadra 48 del jirón Huacllán, en el distrito de Los Olivos.

Un tercer complice de nacionalidad peruana, Jonnathan Franz Paredes Ríos de 32 años, que también resultó apresado, estaba encomendado con la vigilancia de las secuestradas y con su traslado hasta las citas sexuales.

Pese al hermetismo con el cual operaba el trío de sospechosos, una mujer alertó la semana pasada a la Policía acerca de lo que ocurría en el departamento, por lo cual se desplegó una comisión del referido órgano de seguridad para rescatar a las víctimas, que habían sido trasladadas a unos hoteles situados en San Juan de Miraflores.

Los agentes de la PN hallaron un registro del dinero recaudado por los delincuentes a costa del cuerpo de la cautivas. Las menores de edad no recibían ganancias por los servicios que eran obligadas a ofrecer: debían cumplir un total de cinco sesiones por jornada para tener la vivienda y los alimentos garantizados, reseña Caraota Digital

Compártelo: