La razón por la que el Papa no felicitó a Macri

Desde el Vaticano explicaron que no se hace en ningún caso por cuestiones de protocolo

Si el presidente electo, Mauricio Macri, no recibió un telegrama, llamado o mensaje formal de felicitaciones de parte del papa Francisco no es por ningún motivo especial, sino por una simple cuestión de protocolo.

 

No es tradición, en efecto, que un pontífice mande un mensaje de augurios en estos casos, informaron a LA NACION fuentes de la Santa Sede. De hecho, nunca un presidente electo argentino recibió un “llamado papal”.

 

 

“El Papa, ante las elecciones que se celebran en los diversos países, no puede pronunciarse en ningún caso y, según la tradición, no hay mensajes ni telegramas”, explicó a LA NACION monseñor Guillermo Karcher, funcionario de la Secretaría de Estado de la Santa Sede y ceremoniero pontificio, un sacerdote allegado a Francisco.

 

“El protocolo de la Santa Sede prevé solamente que para la ceremonia de la asunción del mando presidencial el Santo Padre nombre un enviado extraordinario que lo represente”, precisó el funcionario del Vaticano. Lamentó, asimismo, que en la Argentina hubieran surgido interpretaciones erradas al respecto.

 

 

Como informó ayer LA NACION, Macri recibió una carta del presidente del Episcopado y arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo, quien le transmitió su deseo de que “Dios lo ilumine y fortalezca en la delicada misión de conducir los destinos de la patria y el desarrollo integral de todos los ciudadanos, particularmente los más débiles”.

 

Los obispos, por su parte, presentarán el martes una declaración sobre la necesidad de fortalecer el combate contra el narcotráfico, al dar a conocer una de las principales preocupaciones sobre la situación del país.

 

La Nación

Compártelo: