La historia de Freddie Oversteegen, la niña de 14 años que seducía nazis para ejecutarlos

Freddie-Oversteegen

Freddie Oversteegen tenía 14 años cuando se unió a la Resistencia holandesa, aunque con su cabello largo y oscuro con trenzas parecía más joven.

Cuando iba en bicicleta por las calles de Haarlem en el norte de Holanda, con armas de fuego escondidas en una canasta, los funcionarios nazis rara vez se detenían para interrogarla. Cuando caminaba por el bosque, sirviendo de vigía o conduciendo seductoramente a su objetivo SS a un lugar apartado, había pocos indicios de que llevara una pistola y estuviera preparando una ejecución.

Se creía que la Resistencia holandesa era el esfuerzo de hombres en una guerra de hombres. Si las mujeres estaban involucradas, pensaba, probablemente estaban haciendo poco más que distribuir panfletos o periódicos antialemanes.

Sin embargo, Freddie Oversteegen y su hermana Truus -dos años mayor que ella- fueron raras excepciones: un par de adolescentes que tomaron las armas contra los ocupantes nazis y los “traidores” holandeses en las afueras de Amsterdam.

Con Hannie Schaft, una estudiante de derecho con ardiente pelo rojo, sabotearon puentes y líneas de ferrocarril con dinamita, dispararon a nazis mientras usaban sus bicicletas y se pusieron disfraces para esconder niños judíos en todo el país y algunas veces fuera de los campos de concentración.

Tal vez sus actos más atrevidos, era seducir a sus objetivos nazis en tabernas o bares, les preguntaron si querían “dar un paseo” por el bosque y “liquidarlos”, como lo expresó Oversteegen.

Tuvimos que hacerlo“, le dijo a un entrevistador. “Era un mal necesario, matar a los que traicionaban a las buenas personas“. Cuando se le preguntó a cuántas personas había matado o ayudado a matar, objetó: “Uno no debería preguntarle a un soldado nada de eso“.

Freddie Oversteegen, la última miembro de la célula de Resistencia femenina más famosa de los Países Bajos, murió el 5 de septiembre, un día antes de cumplir 93 años. Vivía en un asilo de ancianos en Driehuis, a 8 kilómetros de Haarlem, y sufrió varios ataques al corazón en los últimos años, dijo Jeroen Pliester, presidente de la Fundación Nacional Hannie Schaft.

La organización fue fundada por la hermana de Oversteegen en 1996 para promover el legado de Schaftquien fue capturada y ejecutada por los nazis semanas antes del final de la Segunda Guerra Mundial. “Schaft se convirtió en el ícono nacional de la resistencia femenina“, dijo Pliester, una mártir cuya historia fue enseñada a escolares de los Países Bajos y conmemorada en una película de 1981, La chica de pelo rojo, que tomó el título por su apodo.

Oversteegen sirvió como miembro de la junta en la organización de su hermana. Pero ella “decidió estar un poco fuera del centro de atención“, dijo Pliester, y algunas veces fue ensombrecida por Schaft y Truus, líder del grupo.

Siempre he tenido un poco de envidia porque recibió tanta atención después de la guerra“, dijo Oversteegen a Vice Netherlands en 2016, refiriéndose a su hermana. “Pero entonces solo pensaba… ‘también estuve en la resistencia’“.

Fue, dijo, una fuente de orgullo y dolor, una experiencia de cinco años de la que nunca se arrepintió, pero que vino a perseguirla en tiempos de paz. A altas horas de la noche, incapaz de quedarse dormida, a veces recordaba las palabras de una vieja canción de batalla que servía de himno para ella y su hermana: “Hemos llevado lo mejor a sus tumbas / desgarrado y disparado, golpeado hasta que corrió la sangre / rodeado por los verdugos en el andamio y la cárcel / pero la furia del enemigo no nos asusta“.

Freddie Nanda Oversteegen nació en la aldea de Schoten, que ahora forma parte de Haarlem, el 6 de septiembre de 1925. Sus padres se divorciaron cuando ella era niña, y Freddie y Truus fueron criadas principalmente por su madre, una comunista que le inculcó un sentido social.

En entrevistas con el antropólogo Ellis Jonker, recogido en el libro de 2014 Under Fire: Women and World War IIFreddie Oversteegen recordó que su madre las alentó a hacer muñecas para niños que sufrían en la Guerra Civil española y que a principios de la década de 1930 se ofrecieron como voluntarios en Red Aid, una especie de Cruz Roja comunista para presos políticos de todo el mundo.

Aunque vivían en la pobreza, durmiendo en colchones improvisados rellenos de paja, la familia albergaba refugiados de Alemania y Amsterdam, incluyendo una pareja judía y una madre y un hijo que vivían en su ático. Después de que las fuerzas alemanas invadieron los Países Bajos en mayo de 1940, las parejas fueron trasladadas a otro lugar; los líderes de la comunidad judía temían un posible ataque, debido a las tendencias políticas de la familia.

Todos fueron deportados y asesinados“, le dijo Oversteegen a Jonker. “Nunca más supimos de ellos. Todavía me conmueve terriblemente, cada vez que hablo de eso“.

Oversteegen y su hermana comenzaron sus carreras de resistencia distribuyendo panfletos (“¡Los Países Bajos tienen que ser libres!“). Y colgando carteles antinazis (“¡Por cada holandés que trabaje en Alemania, un alemán irá al frente!“). Sus esfuerzos aparentemente atrajeron la atención de Frans van der Wiel, comandante del Consejo de Resistencia de Haarlem, quien las invitó a unirse a su equipo, con el permiso de su madre.

Solo más tarde nos dijo lo que realmente teníamos que hacer: sabotear puentes y líneas de ferrocarril“, contó Truus Oversteegen, según Jonker. “Le dijimos que nos gustaría hacer eso. ‘Y aprender a dispararle a los nazis‘, agregó. Recuerdo que mi hermana me dijo: ‘¡Bueno, eso es algo que nunca había hecho antes!’“.

Según la cuenta de Truus, fue Freddie Oversteegen quien se convirtió en la primera en disparar y matar a alguien. “Fue trágico y muy difícil y lloramos al respecto“, dijo Truus. “No creíamos que nos adaptaríamos, nadie se adapta a eso, a menos que sean verdaderos criminales… Uno pierde todo. Venera las cosas bellas de la vida“.

Las hermanas Oversteegen eran oficialmente parte de una célula de resistencia de siete personas, que creció hasta incluir un octavo miembro, Schaft, quien se unió en 1943.

Pero las tres chicas trabajaron principalmente como una unidad independiente, dijo Pliester, siguiendo las instrucciones del Consejo de Resistencia.

Después de que la guerra terminara en 1945, Truus trabajó como artista, haciendo pinturas y esculturas inspiradas en sus años con la resistencia, y escribió una popular memoria, Not Then, Not Now, Not Ever.

Murió en 2016, dos años después de que el primer ministro Mark Rutte concediera a las hermanas la Mobilization War Cross, un honor militar por su servicio en la SegundaGuerra Mundial.

Por su parte, Freddie Oversteegen le dijo a Vice que ella hizo frente a los traumas de la guerra “casándose y teniendo bebés“.

Se casó con Jan Dekker, tomando el nombre de Freddie DekkerOversteegen, y crió a tres hijos. La sobreviven, al igual que su medio hermano, cuatro nietos. Su esposo, que trabajaba en la empresa siderúrgica Hoogovens, ha fallecido.

En las entrevistas, Freddie Oversteegen a menudo hablaba de la física de matar, no la sensación del gatillo o la patada del arma, sino el inevitable colapso que sigue, la caída de sus víctimas al suelo.

“, le dijo a un entrevistador, según el periódico holandés IJmuider Courant, “He disparado un arma y los he visto caer. ¿Y qué hay dentro de nosotros en ese momento? Quieres ayudarlos a levantarse“, reseña Infobae