¡Horror! La madrastra de Gabriel Cruz habría matado a su hija de 4 años

madrastra-Gabriel-Cruz

Ana Julia Quezada, una mujer de origen dominicano se encuentra en el centro de los focos y la polémica de la prensa española tras el hallazgo del cadáver del niño Gabriel Cruz, de tan solo 8 años de edad en el maletero de su carro este domingo. Este lunes nuevos datos del crimen han trascendido, medios españoles informaron que la Guardia Civil investiga a Quezada también por el fallecimiento en 1996 de su primera hija que respondía al nombre de Ridelca Josefina.

La niña nació en República Dominicana el 22 de agosto de 1991, al momento de su fallecimiento tenía 4 años de  edad. El suceso se produjo en la provincia española de Burgos, lugar donde residía la mujer para ese entonces antes de trasladarse a Almería, en Andalucía, España.

Según la información del atestado policial abierto en Burgos en 1996, al que tuvo acceso Europa Press, la muerte de esta otra niña de cuatro años ocurrió en el domicilio sito en la calle Camino Casa la Vega, 41, en el barrio burgalés de Gamonal, donde residía Ana Julia junto a sus dos hijas. La otra menor tenía entonces dos años.

El cuerpo de la niña de cuatro años fue localizado en el patio interior del primer piso. El padre adoptivo y por entonces pareja de Ana Julia entró en la habitación de las menores y comprobó que Ridelca Josefina no se encontraba en la cama, dirigiéndose a una habitación contigua destinada a cuarto de recreo de las niñas. El informe policial en ese momento concluyó que la muerte había sido accidental y no se apreciaban indicios de criminalidad.

Según el atestado policial al que accedió en exclusiva el diario español El Mundo, los agentes pudieron “comprobar que en el interior del patio de la vivienda se encontraba muerta en posición decúbito supino con los brazos y las piernas flexionadas y abiertas, el cuerpo de una niña como de unos cuatro o cinco años, que vestía pijama color blanco con rayas color rosa, situada como a unos tres metros de la pared, y próximo al cadáver un muñeco de peluche de color azul, de los llamados ciempiés, observando cómo la ventana del piso séptimo se encontraba abierta”.

La hermana menor de la fallecida sigue residiendo en Burgos. Ahora tiene 24 años y en la actualidad se encuentra ingresada en un hospital por una crisis de ansiedad tras conocer la detención de su madre.

 

Compártelo: