El hermano murió misteriosamente pero una foto lo cambió todo

Era una foto vieja, con las tonalidades negras y blancas originales desgastadas en el mismo gris fangoso que tenía la televisión estática.

El joven David Dearlove estaba sentado contra una pared de ladrillo, con las piernas extendidas sobre la hierba, ojos oscuros y la boca entreabierta. El bebé, Paul Booth, regordete y rubio, estaba apoyado contra su pierna derecha luciendo unos pequeños pies con medias gruesas y zapatos con hebilla. Una mano que se pellizca la nariz oculta su rostro, salvo los ojos.

La imagen, tomada en el vecindario de la clase trabajadora de Haverton Hill en el noreste de Inglaterra en 1968, fue tomada semanas antes de que el joven de 19 meses muriera violentamente en su casa.

Casi cinco décadas más tarde, cuando la misma imagen apareció en el feed de Facebook de Peter Booth en 2015, se desató una oleada de ira y memoria ligada a lo que el chico Booth, ahora más viejo, había visto cuando tenía solo 3 años. Una experiencia que nunca confesó… hasta ahora. Decidió romper su silencio, un acto que culminó con Booth tomando el estrado de los testigos, cuando Dearlove, el ex novio de su madre, fue juzgado por el asesinato de Paul Booth.

“El hijo de Dearlove, David, publicó una imagen de su padre con Paul y me enojé”, dijo Booth, que ahora tiene 53 años, al Tribunal de Teesside Crown explicando las razones por las que finalmente se presentó, según informó The Mirror“No quería que estuviera allí por lo que había hecho a Paul y lo que me había hecho a mí”, agregó.

La memoria de Booth probablemente será el tema central en el caso. Dearlove, ahora de 71 años, mantiene su inocencia.

“Hubo y no hay duda en cuanto a qué afección médica causó la muerte de Paul Booth”, señaló Richard Wright, el fiscal, al tribunal, de acuerdo a informaciones publicadas por The Telegraph. “Murió debido a una lesión grave en su cerebro que había sido causada por una fractura de cráneo. El problema real, entonces en 1968, como ahora 50 años después en 2017, es lo que causó esa lesión“, remarcó.

En 1968, Dearlove vivía en Haverton Hill junto a su novia, Carol Booth, y sus tres hijos, Paul, Peter y una hija, Stephanie.

De acuerdo con el testimonio de la corte escuchado recientemente, Dearlove fue físicamente abusivo con los tres. La corte escuchó que los niños eran castigados a permanecer fuera de casa durante las noches heladas. Stephanie Booth afirmó que el novio de la madre se acostaba encima de ella y le abofeteaba si lloraba.

Peter Booth testificó que Dearlove “lo golpeó y lo pateó” y también sujetó su cabeza bajo el agua. “Me mantenía bajo el agua hasta que pateaba. Se escondía debajo de la cama, luego sujetaba tus tobillos y te sacaba para que te golpearas con la cabeza”, confesó él al tribunal.

El 1 de octubre de 1968, Carol Booth llamó frenéticamente a la puerta de su vecina en Haverton Hill a primera hora de la tarde, según explicó el fiscal Wright al tribunal. El vecino encontró a Paul Booth inconsciente en un sofá. Él había dejado de respirar. David Dearlove estaba tratando de resucitar al niño pequeño. Llamaron a un médico y también llegó una ambulancia. El bebé fue llevado al hospital, donde murió.

De acuerdo con Wright, hubo señales de advertencia de que Paul había sufrido heridas mientras estaba a cuidado exclusivo de Dearlove. “La autopsia encontró una gran cantidad de hematomas de distinta consideración”, dijo el fiscal al tribunal. “Sugieren que había sido agredido deliberadamente y maltratado físicamente durante un período de tiempo”.

Pero Dearlove sostuvo que el bebé había muerto después de caer accidentalmente de una cama y que el niño sufrió moretones mientras jugaba. Sin nada concluyente que apuntara a otra parte, la investigación inicial concluyó con un veredicto abierto: un fallo de la corte inglesa que reconoce muertes sospechosas donde las causas específicas siguen sin estar claras. “No se tomó ninguna medida policial contra Carol Booth o David Dearlove y el caso se cerró”, señaló Wright al tribunal. La pareja se separó en 1970. Carol murió en la década de los noventa.

Peter Booth permaneció obsesionado por el final de su hermano pequeño. Al menos dos veces, un adulto Booth pidió a la policía que reabriera la investigación pero nunca compartió los detalles de lo que había visto cuando tenía 3 años, no hasta que vio la foto de Dearlove y Paul en Facebook.

La imagen publicada por el hijo de Dearlove lo enfureció tanto que confió su secreto por primera vez en un primo, según explicó Booth en la corte. Se puso en contacto con la policía y organizó una reunión a principios de 2015. Según los recuerdos de Booth sobre la muerte de su hermano en 1968, la policía arrestó a Dearlove.

Hace poco, Booth dijo en la corte que recordaba haberse arrastrado por las escaleras, desde su habitación hasta abajo, porque tenía hambre o sed.

“Fui a la puerta que conduce a la habitación del frente. Estaba entreabierta, asomé la cabeza y vi a David Dearlove y a mi hermano Paul allí”, dijo. “Pude ver que David Dearlove estaba de espaldas con los brazos extendidos balanceando a Paul. Se giró y puso la cabeza de Paul en la chimenea. Lo estaba agarrando por los tobillos. Paul estaba boca arriba mirando al techo. Hubo un grito, un grito, y luego mi mamá salió de la cocina y la escuché gritar: ‘¿Qué está pasando?’“.

El testigo continuó: “David Dearlove tenía a Paul en el suelo, con las manos a los lados. Subí corriendo las escaleras. Estaba muy asustado, volví a la cama y me quedé allí hasta que volví a dormir. Podría recordar el sonido que hizo, fue un golpe horrible”.

Booth le dijo a la corte que permaneció en silencio porque temía a Dearlove.

El fiscal Wright le dijo a la corte que los investigadores analizaron los documentos post-mortem originales. Los expertos, incluidos un neurocirujano y un neuropatólogo, determinaron que la muerte de Paul fue probablemente el resultado de un ataque deliberado por impacto de alta fuerza, no por una caída desde una cama, tal y como informó el GazetteLive.com. Se espera que los expertos testifiquen a medida que el juicio continúe durante las próximas semanas.

En el interrogatorio, el abogado de Dearlove sugirió que la memoria de Booth puede ser “confusa” o que su recuerdo podría haber sido de una noche diferente.

“No”, dijo Booth en su momento. “Recuerdo lo que he visto. Todas esas cosas que he dicho hoy en la corte han sido lo que recuerdo”.

(noticiasaldiayalahora.co)

Compártelo: