Guerra entre hijos de Alberto Fujimori afecta la salud del expresidente peruano

El médico personal del expresidente peruano, Alberto Fujimori, aseguró el pasado jueves que la guerra entre sus hijos por el poder en el fujimorismo afecta el estado de salud de su padre.

“Hay una mejoría”, dijo a periodistas el médico Alejandro Aguinaga, sobre la evolución de Fujimori, de 79 años, que fue internado la noche del miércoles en la clínica peruano-japonesa Centenario.

Cabe destacar que Fujimori se recupera en una clínica de una fuerte infección estomacal que lo deshidrató.

Aguinaga asoció tácitamente los problemas estomacales de Fujimori con el pleito político que libran públicamente sus hijos Keiko y Kenji Fujimori, que se agudizó hace una semana con intercambio de acusaciones de corrupción entre ambos.

“Es evidente que una situación de esta naturaleza lo perturba bastante”, dijo el médico que también aclaró que el exgobernante permanecerá hospitalizado por lo menos otras 24 horas.

“Siempre hemos señalado que Alberto Fujimori no es una persona de fierro, tiene afectos, sentimientos”, agregó Aguinaga.

Keiko Fujimori, de 42 años, excandidata presidencial en dos ocasiones y líder del partido fujimorista de derecha Fuerza Popular, está enfrentada a su hermano Kenji 37, congresista disidente que pugna por liderar el fujimorismo de cara a las presidenciales de 2021. Ambos intercambian alegaciones de corrupción.

Cabe destacar que Kenji renunció al partido a principios de marzo en protesta ante las afirmaciones que la brasileña Odebrecht aportó más de un millón de dólares a la campaña de su hermana en 2011.

El hijo menor del expresidente anunció esta semana que acudirá a la fiscalía el seis de abril como testigo para decir “quiénes son los corruptos” en la causa contra su hermana Keiko por los aportes ilegales de Odebrecht durante su campaña presidencial.

Por su parte Keiko con el apoyo de Fuerza Popular, pidió el desafuero del Congreso de su hermano tras la difusión de un video en que supuestamente se ofrecen prebendas a legisladores a cambio de votar contra la destitución del entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski.

La Fiscalía de Perú también abrió una investigación contra Kenji Fujimori por ese mismo caso, para determinar si hubo delitos.

El expresidente está libre desde diciembre pasado, cuando Kuczynski lo indultó alegando razones humanitarias. Alberto Fujimori cumplía una condena de 25 años de prisión por delitos de corrupción y violación de derechos humanos.

El indulto al jefe del clan Fujimori dividió también a Keiko y Kenji: mientras la hija buscaba dilatarlo para no minar su autoridad partidaria, el benjamín de la familia lo apoyó entusiasta.

Kuczynski indultó a Fujimori tres días después de haber sobrevivido a una moción de destitución en el Congreso, gracias a las abstenciones de 10 legisladores fujimoristas, encabezados por el congresista Kenji Fujimori, hijo del expresidente.

Kuczynski renunció el 21 de marzo a la presidencia, un día antes de que el Congreso votara una segunda moción para destituirlo, por sus lazos con la empresa brasileña Odebrecht, que también financió la campaña de Kuczynski.

Con información de AFP.

Compártelo: