Entrevistaron a “La Madame” en la cárcel: “Soy una empresaria”

La-Madame

Liliana del Carmen Campos Puello acaparó los titulares de los medios luego de descubrirse que estaba a cargo de una red de prostitución de venezolanas y colombianas. Mejor conocida como “La Madame” la mujer ya cumple 50 días en la cárcel de San Diego, en Colombia, luego de ser señalada por las autoridades como la proxeneta más grande de Cartagena.

Para ella, su detención fue un “montaje” para tapar otros escándalos. “Yo no me esperaba este circo (…) aquí lo que falta son los payasos. A mí me sacan de mi casa con cinco cargos”, dijo según el diario La Opinión.

ACÁ TODO:

La mujer enfrenta cargos por trata de personas, concierto para delinquir e inducción a la prostitución.

Cincuenta días completa Liliana del Carmen Campos Puello, alias la Madame, recluida en la cárcel de San Diego, tras ser señalada por la Fiscalía de ser la proxeneta más grande de Cartagena.

En el marco del Reinado de la Convivencia, que se realiza este mes en el centro carcelario, ella habló sobre su caso y las razones por las que considera que su captura fue un ‘montaje’ para tapar otros escándalos.

“Yo no me esperaba este circo (…) aquí lo que falta son los payasos. A mí me sacan de mi casa con cinco cargos”, dijo.

Frente a los cargos que enfrenta por los delitos de trata de personas, concierto para delinquir e inducción a la prostitución, Campos Puello sostuvo que jamás ha trabajado con menores. “Ese nombre de Madame ¿quién me lo puso?”, cuestionó.

Su potencial  -dijo- nunca fueron las menores de edad.

“Yo era empresaria, arrendaba casas, alquilaba apartamentos, penthouse, yates y traía los grupos. Era especializada en despedida de solteras, cumpleaños. Jamás he trabajado con niñas.Nunca he tenido en mis grupos ni siquiera chicas de 18 años. Para mí, eso es sagrado. Yo soy defensora de los derechos de los menores (…) Las chicas que iban a mis eventos lo hacían por voluntad propia. Ellas mismas me escribían o me contactaban por teléfono”, reiteró.

Sobre la operación

Tras una operación denominada Vesta I, en la que participaron la Fiscalía, la Policía, Migración Colombia y la agencia HIS, fueron capturadas 18 personas que harían parte de redes de explotación sexual.

Uno de los hechos claves fue el trabajo en el sector de la Plaza de Los Coches. Desde hace unos seis meses, investigadores armaron un domo con 10 cámaras en sitios estratégicos de este sector. Y todo para vigilar el entramado que allí se movía. Con agentes encubiertos, fue detectando el modus operandi de los proxenetas. 

El fiscal delegado, Mario Gómez, explicó que ubicaron a menores que prestaban servicios sexuales y muchas de ellas eran de origen venezolano.

“Las mujeres les marcaban las rutas a estas jóvenes, de tal modo que pudieran atraer a extranjeros, esos que vienen por turismo sexual y muchas veces los acompañan turistas nacionales”, explicó Gómez.

Este señaló que los turistas pasaban por la plaza y allí hacían conexión con los proxenetas para que les consiguieran a adolescentes.

Muchas veces se las ofrecían de inmediato.

Cuando los extranjeros hacían los tratos, eran conducidos al mismo cajero para sacar dinero (que está en el Portal de Los Dulces), y luego las menores los llevaban hasta unos hostales, los mismos a los que siempre iban.