“El ISIS se llevó a mi hermano, lo decapitó, y sólo me devolvieron su cabeza”

Los cautivos que fueron rescatados por la fuerza norteamericana y las tropas kurdas recordaron las torturas que soportaron durante sus días en manos del Estado Islámico en el norte de Irak

Días después de la liberación por parte de la fuerza norteamericana y el Consejo de Seguridad del Kurdistán, los prisioneros que fueron rescatados de las garras del Estado Islamico en el norte de Irak revelaron las atrocidades a las que fueron sometidos por los yihadistas.

Los rehenes rescatados dieron detalles de las torturas que sufrieron por los terroristas y las ejecuciones que realizaron los yihadistas. Los 70 prisioneros fueron asfixiados, electrocutados y brutalmente golpeados, de acuerdo con sus relatos.

La mayoría de los que contaron sus experiencias como prisioneros de ISIS no pudieron contener las lágrimas

Durante la operación encabezada por las tropas norteamericanas, el sargento Joshua Wheeler fue asesinado, convirtiéndose en la primera víctima militar estadounidense en la guerra contra ISIS.

Saad Khelef Ali Feraj, un policía de Hawija, compartió los horrores que presenció como prisionero del Estado Islámico. “Las técnicas de torturas incluían descargas eléctricas, bolsas de plásticos en la cabeza, golpes con cable y un trozo de madera”, explicó.

El rehén de ISIS recordó la mayor atrocidad que vivió en su vida: “Mi hermano, que era un oficial, fue capturado y decapitado. Me dieron su cabeza, sin su cuerpo. Enterré solo la cabeza” .

El día antes de la misión conjunta entre Estados Unidos y la fuerza kurda, los yihadistas habían informado a los 70 prisioneros que serían ejecutados y les dieron una noche para escribir cartas a sus familias.

Los rehenes rescatados dieron detalles de las torturas y atrocidades a las que fueron sometidos

“Era la 1:30 de la mañana, estaba escribiendo una carta que iba a entregar a cualquier prisionero para que se la diera a mi familia. Exactamente a las 2, la fuerza antiterrorista de la región del Kurdistán y las Fuerzas Especiales norteamericanas llegaron y nos rescataron de ISIS”, reveló Saad, entre lágrimas.

Ya liberado, el rehén rescatado se dirigió directamente a su familia: “Estoy enviando este mensaje a mi familia para decirle que estoy en la región del Kurdistán. Si Dios quiere, voy a volver a ver a mi familia tan pronto como sea posible”.

Akram Hussen Mohammed Zahir, del pueblo Helawem, de Hawija, también describió cómo fue torturado por los yihadistas. Reveló que sufrió fuertes golpes en los pies y que los terroristas le rompieron los dientes.

Ahmad Mahmud Mustafa fue detenido por ISIS en cinco ocasiones distintas. En la última sufrió las peores atrocidades. “Cuando venían a interrogarnos, nos cubrían los ojos y nos ataban con esposas”.

Los prisioneros rescatados, en su arribo a Erbil

“Lo primero que hicieron fue echar agua sobre nosotros, para realizar descargas eléctricas. Teníamos que decir algo. La tortura continuaba a menos que hubiera alguna confesión”, recordó.

“Una confesión, sin embargo, significó la ejecución”, agregó Ahmad, quien sostuvo que también fueron sometidos a pérdida de conciencia con bolsas de plástico en la cabeza.

INFOBAE