Cuba: la oposición se unifica para impulsar la democracia

Distintos sectores presentaron la Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD). Proyecta dejar atrás el régimen en 2018, cuando Raúl Castro deje el poder

 

La disidencia cubana presentó este lunes la Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD), una iniciativa que busca impulsar el movimiento ciudadano para encaminar una transición democrática en el nuevo contexto político de deshielo con EEUU.

El disidente Manuel Cuesta Morúa, de Arco Progresista, señaló a EFE que la MUAD quiere “superar el debate” sobre la nueva relación de Cuba con los Estados Unidos y la Unión Europea para “asumir esa nueva realidad y trabajar en ella para potenciar un cambio hacia una democracia participativa y ciudadana”.

El proyecto incluye a organizaciones de dentro y fuera de Cuba como la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), liderada por el ex preso político José Daniel Ferrer, el Frente Antitotalitario Unido, del disidente Guillermo Fariñas, o la plataforma #CubaDecide impulsada por Rosa María Payá, además de periodistas independientes e intelectuales, como la artista Tania Bruguera.

Según Cuesta Morúa, lo novedoso de esta iniciativa frente a otros intentos de la oposición cubana de aglutinarse es el “amplio espectro político” y su “composición plural”, que permite que las “diferencias entre grupos enriquezcan la agenda común”.

De momento, no forman parte las Damas de Blanco, aunque el proyecto de la MUAD está abierto a más grupos de la oposición.

Sobre la visita que hará el próximo viernes el secretario de Estado John Kerry a La Habana para izar la bandera estadounidense en la embajada de su país, Cuesta Morúa indicó que, “de momento”, no está invitado a esa ceremonia ningún representante de estos grupos de la oposición.

El disidente Guillermo Fariñas es otro de los dirigentes opositores en unirse a la MUAD

“Lo fundamental no es si se produce o no, lo fundamental es qué estrategia va a tener la oposición en este nuevo contexto y cómo aprovechar lo que sí creo que va a ser una interlocución permanente de los estadounidenses con la sociedad civil”, indicó.

La MUAD se propone movilizar pacíficamente a la ciudadanía y reclamar la liberación de todos los presos políticos, una reforma migratoria que elimine los obstáculos al libre movimiento de los cubanos y garantice sus plenos derechos a la propiedad y la inversión y el respeto a los derechos humanos.

 

También promueven el proyecto Otro 18, en referencia a 2018 que será el año en que el presidente Raúl Castro deje el poder.

El proyecto recogerá propuestas ciudadanas para una nueva ley electoral, de asociación, y partidos políticos, y planteará la realización de un plebiscito que permita a la ciudadanía dar legitimidad a los procesos políticos en Cuba.

Erick Álvarez, de la plataforma #CubaDecide, subrayó que el cambio en Cuba “no va a venir de fuera”, “ni lo traerá el Papa, ni la Unión Europea”, sino que “lo tienen que hacer los cubanos”, quienes deben movilizarse para reivindicar pacíficamente sus derechos, el cambio que se quiere potenciar desde la MUAD.

EFE