Congreso peruano se alista para destituir a presidente Kuczynski

La oposición en el Congreso peruano tendría votos suficientes para destituir al presidente Pedro Pablo Kuczynski, cuyas explicaciones sobre sus vínculos con la firma brasileña Odebrecht hasta ahora no convencieron a los legisladores, dijeron los principales líderes políticos del Parlamento.
Reuters

El Congreso unicameral peruano de 130 miembros se reunirá el jueves para definir la suerte de Kuczynski, un exbanquero de 79 años que asumió el poder en julio del año pasado y que podría convertirse en el primer presidente en ejercicio de América Latina en ser destituido por el escándalo de Odebrecht.

Kuczynski se defendió el domingo de acusaciones de que dos firmas con las que estuvo vinculado recibieron pagos por asesorías de Odebrecht, pero no pudo probar que se distanció de al menos de una de ellas cuando era funcionario del expresidente Alejandro Toledo entre 2001 y 2006.

“Este tipo de hechos son muy graves para el país, sé que causa mucha incertidumbre pero el Congreso tiene que cumplir su función de control político”, dijo a periodistas Luz Salgado, exjefa del Congreso y una de las legisladoras más influyentes del partido opositor Fuerza Popular que controla el Parlamento.

Kuczynski fue citado para defenderse formalmente ante los legisladores el jueves antes de la votación del Congreso.

Según la Constitución peruana se requiere de dos tercios u 87 votos en el Congreso para destituir a un mandatario.

Varios miembros del grupo derechista Fuerza Popular, de la excandidata presidencial Keiko Fujimori y que cuenta con 71 legisladores, han respaldado la destitución, así como el partido de izquierda Frente Amplio, que tiene 10 asientos en el Congreso.

También mostró su decepción con Kuczynski el partido APRA del expresidente Alan García, que tiene cinco bancas, y el conservador Alianza por el Progreso, que tiene nueve escaños.

“Ha actuado en colusión”, dijo el legislador aprista Mauricio Mulder. “Es obvio que han estado triangulando, mecanismos para hacerse de dinero con empresas que tenían que ver con decisiones que tomaba él (como ministro)”, agregó.

RESPETARÁN SUCESIÓN

La última vez que Perú vio caer a un presidente en el Congreso fue en el 2000, cuando Alberto Fujimori -padre de Keiko- fue destituido por incapacidad moral, en medio de un escándalo de corrupción de su exasesor de inteligencia.

El mercado teme que el partido que domina el Congreso pueda buscar también la remoción del sucesor de Kuczynski y adelantar los comicios, pero la legisladora Salgado afirmó que apoyarán la sucesión constitucional hasta el 2021.

“Si él (Vizcarra) cumple bien su función y asume el rol que la historia le está dando, tendrá el apoyo correspondiente”, dijo Salgado a la prensa.

Representantes de Vizcarra no estuvieron disponibles para obtener comentarios.

En tanto, la fiscalía reprogramó para el 28 de diciembre una citación a Kuczynski para que declare en una investigación que realiza a las consultoras First Capital y Westfield Capital.

La mayoría de los peruanos considera que Kuczynski debe dejar el cargo, según una encuesta publicada el domingo.

Odebrecht ya implicó a los expresidentes Ollanta Humala y Toledo, acusados de sobornos. Humala está en prisión a la espera de un juicio y Toledo -que vive en Estados Unidos- tiene una orden de captura con fines de extradición.

En la jornada del lunes, la moneda peruana y el índice clave de la bolsa de Lima se recuperaron y subía tras una fuerte depreciación el viernes.

La destitución de Kuczynski podría afectar la recuperación de la economía del país minero, dijeron algunos gremios de empresas privadas. El banco de inversión JP Morgan dijo que esto podría incluso hacer corregir a la baja su proyección de crecimiento de un 4,4 por ciento para Perú el próximo año.

“Es probable que la tensión política persistente afecte la dinámica de la inversión privada e incluso ponga en riesgo la ejecución de la inversión en infraestructura pública”, dijo.

Compártelo: