La triste decisión de una actriz de “Betty La fea”: “No quiero ser una carga”

Betty-la-fea

Puede ser una pregunta ridícula, pero estoy asumiendo que todos en la faz de la Tierra que se llamen a sí mismos “latinos” tienen, por obligación moral, que haber visto Betty La fea. Es casi como una falta de respeto a nuestra raza no haberla visto, no saber las cosas que ocurrieron en Ecomoda.

Y de los muchos personajes inolvidables de la mejor teleserie de la humanidad después de La Madrastra, “Inesita” es uno de los mejores porque es como la abuela perfecta. ¿Se acuerdan de ella? La que mantenía a raya a Hugo Lombardi y al cuartel de las feas.

¡Obvio que sí! Su trama también era una de las más reales de la novela, de las más aterrizadas y que llegaban directo al corazón. Por eso conocer su vida actual me duele en el alma.

Dora Cadavid, quien la interpretó y que también participó en famosas teleseries como Aquí no hay quien viva, Café con aroma de mujer o Te voy a enseñar a querer, ya tiene 80 años y después de mucho pensarlo, decidió dejar de vivir con su familia y mudarse a un ancianato.

“Estábamos viviendo en La Calera… y empezamos luego a viajar por toda Colombia y cuando ya llegamos a un destino final, creo que era Cúcuta, yo le dije a ellas que ya no quería seguir viajando. Mis sobrinas estaban muy preocupadas porque yo viviera sola. Tú sabes que con uno con la edad no debe estar solo en ninguna parte… y yo no quiero ser carga para nadie”. –Dora Cadavid, en Lo se todo.

Aunque no por eso se ha quedado sola y abandonada, porque su familia siempre ha estado ahí para acompañarla.

“Ellas, muy inteligentemente, buscaron un lugar donde yo estuviera a gusto y aquí me lo encontraron. Yo no puedo sacrificar a una nuera y a una nieta a su vida conmigo”. –Dora Cadavid, en Lo se todo.

Y con los años que tiene, es normal que la muerte sea un tema mucho más recurrente de lo que es para nosotros cuando somos jóvenes, es algo que existe, pero no tan cercano como para ella.

“No es que no le tema, le tengo mucho respeto. Y le pido a Dios que cuando me la dé, me la dé dormidita y yo no me dé cuenta, porque a lo mejor me le devuelvo a la mitad”. –Dora Cadavid, en Lo se todo, reseñó Upsocl

(noticiasaldiayalahora.co)

Compártelo: