El esquiador acrobático más sexy del mundo “salió del closet”

Gus Kenworthy, actual número uno del mundo en esquí acrobático (o esquí freestyle), adelantaba en su cuenta de Twitter la que será la portada del número de octubre de la revista deportiva ESPN, que ocupa una fotografía suya, añadiendo un breve mensaje: “Soy gay”.

En el titular del magazine se podía leer “¿Es suficiente ser el mejor del mundo para ser aceptado?”. La respuesta inmediata de sus seguidores y compañeros en al red social fue abrumadoramente positiva, con mensajes en los que la frase “estamos orgullosos de ti” era la más repetida.

En el adelanto que de la entrevista ofrece la página de ESPN, el deportista cuenta cómo hace ya dos años que salió del armario ante su familia, aunque él sabía que era gay desde que tenía cinco años de edad. También confiesa que su mayor deseo hubiera sido salir del armario cuando participó en los Juegos Olímpicos de Sochi, en los que consiguió una medalla de plata en la modalidad de slopestyle: “La idea era besar a mi novio al finalizar mi carrera, lo que, además de mi salida del armario, habría sido un silencioso ‘jódete’ a las leyes homófobas rusas”. Esa idea le servía de acicate incluso para intentar ser el mejor:

“No quería salir del armario como el medallista de plata de Sochi. Quería salir del armario como el mejor esquiador acrobático del mundo”.

Sin embargo, Gus no encontró la fortaleza interior necesaria para dar ese paso, por ello ahora afirma que “nunca he llegado a estar orgulloso de lo que hice en Sochi, porque me he sentido horriblemente por lo que no llegué a hacer”.

Recuerda incluso cómo en las numerosas entrevistas que ofreció en su país en aquellas fechas mintió en cuestiones como de qué persona famosa se enamoraría, eligiendo a Miley Cirus.

esq1
Pero parece que un año después, tras proclamarse como el campeón del mundo por quinto año consecutivo según la Asociación de Esquí Acrobático Profesional, ha encontrado esa fortaleza para dar a conocer a todo el mundo su orientación sexual: “Sentía que estaba demostrando valentía para tratar de ganar y ser el mejor, pero a la vez era un cobarde con lo demás, al no dejar que lo supiera nadie. Estoy entusiasmado de que ambas cosas puedan ir juntas”.

esq2
Aún así, Gus sigue temiendo cuál puede ser la reacción dentro del mundo de su disciplina deportiva, cuyos integrantes “son una comunidad de individuos, donde cada uno va a lo suyo, no es un deporte de equipo, te las apañas tú solo”. A pesar de esa individualidad, no se le escapa que el ambiente del esquí acrobático es muy uniforme, y teme que los patrocinadores no acepten a quien es diferente: “todo el mundo lleva una gorra Red Bull, o Monster o Rockstar, una camiseta y pantalones vaqueros y zapatillas de skate. Todo el mundo tiene el mismo tipo de coche y escucha el mismo tipo de música. La industria no recibe con los brazos abiertos a quien es diferente. Estoy nervioso por eso”.

sq
OseaHelloU