Así terminó el pana de “The Wolf of Wall Street”

Era la década de 1980, la codicia era buena, y William “Preston” se encontraba en la cima del mundo al lado de su “pana” Jordan Belfort, el hombre que inspiró la película “The Wolf of Wall Street”

La campaña de un sindicato de policías en Nueva York para llamar la atención sobre la situación de los “recoge latas” se convirtió en una revelación imposible. Uno de los individuos que aparece en las fotografías de los hombres tirados en las calles es un exitoso corredor de bolsa de la década de los 80.

William ‘Preston’ King, de 52 años, fue identificado por su hermana Kristine King. Era un exitoso corredor bolsa del círculo de amigos de Jordan Belfort, el hombre que inspiró la película “El lobo de Wall Street“. King estuvo rodeados de lujos y rodeado de poderosas compañías como Merrill Lynch y Oppenheimer & Co. Vivía en un apartamento de lujo en Soho y transitaba por las calles de Manhattan en un BMW último modelo.

Pero, ¿Qué pasó para que terminara en las calles de Nueva York pidiendo dinero?

Su destino es una historia repetida.  El dinero y poder lo llevaron al abuso de drogas y alcohol. Su estilo de vida se hizo insostenible. La codicia pudo más que cualquier sentimiento. La ruína y la bancarrota se juntaron para ser sus fieles amigas – resoplando en montañas de cocaína -. Los buenos tiempos se convirtieron en una espiral descendente que duró tres décadas, lo condujo a una vida en las calles, durmiendo en cajas de pizza vacías en una acera de Greenwich Village, dice su familia.

Los que conocieron a “Preston” en sus mejores días lo describieron como un hombre muy inteligente. Según el New York Post, el sujeto tuvo altas calificaciones en los exámenes de los corredores de bolsa y aprendió a hablar cinco idiomas. Lo que consiguió en la vida lo hizo pese a no terminar la universidad.

“El chico tenía todo en sus manos”, dijo la hermana menor de King, Kristine.

FUENTE: NEW YORK POST

Compártelo: