Vladimir Gessen: Decreto de emergencia es una trampa jaula del gobierno

Al presentar el decreto de excepción de emergencia económica, el oficialismo persigue la sola meta de dejar comprometida a la oposición.

Si la bancada de la MUD aprueba el decreto, se hace coautora, copartícipe o compinche del oficialismo en las medidas económicas que asuma el gobierno de Maduro. En el mejor de los casos, sería una fuerza política colaboradora del gobierno. Por otra parte, si no lo aprueba, que es lo más probable que ocurra, el oficialismo hará una campaña propagandística señalando la actitud “antipatriótica” de la oposición y culpándolos de ser los responsables de la ruina económica del país por supuestamente impedir la solución que aporta el gobierno.

La estrategia del oficialismo no parece ser el resolver los graves problemas que sufren los venezolanos sino más bien convertir en cómplices del desastre a la oposición. El objetivo del decreto de excepción no es de emergencia económica sino más bien de una especie de emergencia política en virtud de que la oposición controla el poder legislativo, lo cual obliga al gobierno, a rendir cuentas al pueblo a través de la Asamblea Nacional y a ser sometido a investigaciones las cuales pondrían en serios aprietos a la administración chavista de Maduro.

La realidad

Si el gobierno de verdad tuviera un plan de acción para enfrentar la crisis económica que el mismo chavismo creo, hubiera procedido de otra manera. Es obvio que los bajos precios petroleros disminuyen el ingreso de divisas de forma dramática. Groso modo, de cerca de 100 mil millones de dólares por año, pasaremos a aproximadamente a 25 mil millones, esto implicará que el presupuesto nacional deberá reducirse proporcionalmente junto a una devaluación del bolívar nunca vista, entre serias medidas de austeridad.

Los prestamos necesarios

También, la emergencia económica supondrá adquirir préstamos y compromisos internacionales, y este es el quid del asunto y la razón fundamental por la cual el gobierno desearía que se le apruebe su estado de excepción económico. Tener el poder para negociar préstamos sin la intervención de la Asamblea Nacional.

De acuerdo al decreto de Maduro, el gobierno pretende que durante el lapso de 60 días prorrogables, la Asamblea Nacional le otorgue poderes absolutos a la presidencia, entre ellos el de asignar recursos extraordinarios aunque no estén previstos en el presupuesto, y disponer del mismo a criterio del Ejecutivo, amén de todos los poderes que le otorga al gobierno durante el estado de excepción la constitución nacional y la ley sobre el estado de excepción.

El gobierno sabe que cualquier préstamo que requiera deberá tener la aprobación de la Asamblea Nacional, y la oposición no la dará sin que el gobierno adopte serias medidas económicas.

La Asamblea actual nunca aprobaría, por ejemplo, endeudar nuevamente a la República, mientras se mantengan ayudas y de divisas a otras naciones por motivos políticos. Otro ejemplo, la bancada de la MUD no aprobaría ningún préstamo mientras no se aclare el destino de los desaparecidos decenas de miles de millones de dólares que denunció el exministro Giordani. Ningún organismo internacional, ni ningún país le prestarán a Venezuela si la Asamblea desconoce esta obligación de la República.

El

Pienso que la oposición no aprobará este decreto y probablemente proponga al ejecutivo otra fórmula o plan de acción para enfrentar la crisis integral del país.

El gobierno por su parte, si realmente quiere ir al fondo del problema, no tiene otro camino que llamar a un gobierno de concentración nacional con plenas garantías a todos los sectores sociales, económicos, políticos y militares que se va a gobernar en a lo dispuesto en algún gran acuerdo nacional.

La magnitud de la crisis no la puede resolver el presidente Maduro con el apoyo minoritario de los partidos del oficialismo, y con un de ministros demostradamente no competentes para enfrentar los graves problemas del país y planteando fórmulas ideológicas y doctrinas políticas y económicas absolutamente agotadas y desfasadas.

Mientras el oficialismo no alcance un gran acuerdo nacional de gobierno que incluya a la MUD seguirá en su proceso de autodestrucción.

VG / EDC / @DivanGessen

 

 

Compártelo: