¿Será este el nuevo precio de la gasolina?

En las reuniones que se han venido celebrando desde mediados de diciembre, los voceros oficiales comenzaron a ventilar un aumento del precio del litro de la gasolina a 20 bolívares, pero fueron bajando la cifra hasta el nivel en el cual la industria cubre sus costos, reseñó El Estimulo.

Todos los días se venden 45 millones de litros de gasolina y unos 4,5 millones de diésel para camiones, autobuses y plantas eléctricas. A Pdvsa le cuesta Bs 3,50 bolívares refinar cada litro de gasolina a partir de su propio petróleo y el pago por la venta y distribución otros Bs 3 el litro. Por eso la cifra de 7 bolívares aparece como en la que el Pdvsa no gana, pero no pierde.

Para que la industria petrolera nacional no pierda, ni Pdvsa ni el Fisco, hay que subir el precio del litro de gasolina de alto octanaje desde los actuales 0,097 céntimos a Bs 7,0, porque extraer el barril del pozo cuesta 1,8 bolívares el litro y refinarlo 1,70 bolívares. Luego entregarlo a transportistas y a los gasolineros para su comercialización requiere un pago de 3 bolívares en números redondos por litro.

Usualmente los conductores llenan el tanque los días lunes o sábados y pagan por los 35 litros (carro pequeño) 2,45 bolívares (a 0,070 céntimos el litro de bajo octanaje), que alcanza para toda la semana. Con los taxistas es otro asunto. Ahora los choferes están moviéndose de la gasolina barata de 0,070 céntimos para la gasolina de 0,097 céntimos de bolívares. Cerca de un bolívar más por tanque.

Los 35 litros a la semana a un precio de 7 bolívares el litro representa un gasto semanal de 245 bolívares. ¿Quién discute cualquier compra por una diferencia de 245 bolívares?

En la práctica, Petróleos de Venezuela regala la gasolina y el diésel a los gasolineros, porque el pago por la comercialización pasa de los 3 centavos en ocasiones, con una nómina de 35.000 gasolineros en todo el país, que ofrecen un servicio eficiente sin huelgas ni paros.

El gobierno ha analizado algunos ahorros de gasolina, y poder llegar a la práctica de la vieja Pdvsa, que exportaba aproximadamente un cargamento diario de gasolina reformulada (250.000 barriles diarios).

Diariamente se venden 45 millones de litros de gasolina y un 10% en litros de diésel (unos 4 5 millones de litros), para camiones, autobuses y actividades industriales.

En este texto no se incorporan las pérdidas calculadas por el Banco Mundial por el subsidio a la gasolina y por el que el Estado pierde $22.900 millones de dólares anuales. Esto a precios internacionales.

En 2013 Pdvsa admitía una pérdida de $15.200 millones, según palabras del ex ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez.

A un precio 7 bolívares el litro de gasolina, el gobierno no pierde nada, pero tampoco gana nada, y eso sería suficiente para el gobierno.

Cuando el gobierno a finales de diciembre anunció que subiría la gasolina, en las conversaciones más entusiastas se hablaba de un precio de 20 bolívares el litro, que serían unos 700 bolívares para llenar el tanque.

A la mayoría de los negociadores no les gustaba esta cifra inicial y se fue enfriando el ambiente en todos los sectores involucrados en el problema.

También hay que considerar que solo 20% de la población posee autos, lo que significa que el 80% restante utiliza metro y otros sistemas de transporte público. El uso de taxis se ha reducido por sus altos costos “con el cuento del valor de los cauchos, frenos y cualquier otra pieza de repuesto”.

Si se fija el precio en 7 bolívares, el gobierno tendrá un ingreso diario 72 veces mayor a los 436.000 millones de bolívares que recibe actualmente.

Pero qué se está haciendo si no se controla el 10% que se fuga vía contrabando (30.000 barriles diarios) por Táchira, Zulia, la frontera brasileña y el trasbordo que se hace diariamente a barcos, que nos dicen que son de la flota pesquera.

Más fuerte sería la irritación si no se suspende el acuerdo petrolero con Cuba y países del Caribe, y a otros países como Bielorusia, a quienes se les envía también combustible.

SN

Compártelo: