Países latinoamericanos salieron de hiperinflación tras cambio de gobierno

Chile, Brasil, Argentina, Perú, Bolivia y Nicaragua experimentaron procesos inflacionarios similares en las décadas de los 80 y 90

Desde noviembre del pasado año, Venezuela está sumergida en un proceso hiperinflacionario. Países como Chile, Brasil, Argentina, Perú, Bolivia y Nicaragua experimentaron un proceso similar, el cual fue producto de las distorsiones económicas que generaban los controles.

Todos estos países superaron la hiperinflación, a su debido tiempo, luego de un cambio de gobierno y de modelo económico, reseñó el diario La Verdad.

Algunos especialistas han dado la clave para sanar la economía venezolana. La clave sería, incluir la disciplina fiscal, restituir la autonomía del Banco Central de Venezuela, eliminar el control cambiario y buscar financiamiento internacional.

Esta receta podría traer una mayor alza de los precios, pero es un riesgo que, consideran, debe ocurrir.

Sin proyecciones

Los expertos venezolanos descartan hacer proyecciones de inflación en el país. Apuestan por ofrecer promedios en base a la que podría ser el índice mensual, tras la escalada hiperinflacionaria y la nula señal del gobierno venezolano de buscar rectificar el modelo económico.

La inflación podría cerrar en 2018 en 12 mil 876 si el índice mensual es de 50 por ciento, que según la teoría de Philip Cagan ese porcentaje es el indicativo de que se está en hiperinflación.

Jesús Casique, director de la firma Capital Market Finance, explica que si se mantiene el promedio de los últimos dos meses de 85 por ciento de inflación, según las cifras publicadas por la Comisión de Finanzas de la AN, el índice finalizará en 160 mil 616 por ciento.

¿Cuánto puede durar la hiperinflación? No se sabe. Casique dice que todo dependerá de que el gobierno rectifique el modelo económico.

“El espiral hiperinflacionario continuará mientras el Gobierno continúe con la indisciplina fiscal. El año pasado el déficit fiscal fue de 20 por ciento del PIB, una cifra muy alta”, dice Casique, quien estima que la reconstrucción de la economía venezolana puede tardar entre cinco y seis años con las medidas correctas.

Compártelo: