Gobierno aumenta de 52 a 200 bolívares por dólar, para cambiar dólares a los exportadores

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aprobó un aumento en la tasa con la que el Estado cambia el 40% de sus ingresos en divisas a los exportadores, que pasará de 52 a 200 bolívares por dólar. En Venezuela existe un control de cambio desde 2003 que deja en del Estado la de los dólares, cuya normativa estipula que el 40 por ciento de las divisas procedentes de la actividad exportadora deben ser vendidas al Central de Venezuela (BCV).

Hasta el momento, el BCV cambiaba ese 40 por ciento de sus ingresos en dólares a los empresarios a la tasa del Sicad II, que actualmente se encuentra en cerca de 52 bolívares por dólar.

Con el aumento aprobado, ese 40 por ciento se podrá cambiar a la tasa Simadi, que actualmente está en alrededor de 200 bolívares por dólar.

“Aquí hay que hacer un plan solamente para el acceso a las materias primas. Aplicar el concepto que estamos trabajando, es un tema recurrente, aplicar un método llamado por el equipo económico, la acupuntura en divisas. Establecer que todas las divisas que estén ingresando al país deben pasar por este nuevo método”, dijo Maduro.

En el país existen tres tipos de cambio, el más bajo de ellos a 6,30 bolívares por dólar, tasa para importar los productos básicos. La segunda tasa de cambio es de 12 bolívares por dólar para el resto de los sectores que importan, y 52 por dólar para los que exportan.

La tercera funciona en el mecanismo de compraventa libre de divisas (Simadi), que se sitúa en cerca de 200 bolívares por dólar, tasa que un grupo de 388 empresarios solicitaron a Maduro que fuese implementada para exportadores, y así “atraer” a nuevas empresas.

Esta reunión se dio en el marco de las mesas de trabajo del Consejo Nacional de Economía Productiva, instancia multilateral creada por el Ejecutivo para abordar la “emergencia económica” que decretó el Gobierno la semana pasada.

El Gobierno venezolano recibe una retahíla de quejas y denuncias de empresarios y particulares sobre trabas burocráticas y actos de corrupción en el sistema de control de cambio, que Maduro ha prometido modificar para simplificar los “procesos de exportación”.

Venezuela busca nuevas vías para romper la dependencia de la renta petrolera, recurso cuya venta genera más del 90 por ciento de las divisas que ingresan al país.

El objetivo final es que las empresas importadoras que reciben del Estado divisas procedentes de la exportación de petróleo que puedan exportar para generar sus propias divisas en el mediano plazo.

Asimismo, el mandatario venezolano eliminó la obligatoriedad del Registro de Usuarios del Sistema de Administración de Divisas (Rusad) tanto como requisito para la salida de mercancía de las aduanas como para la venta de divisas al BCV.

“Y a partir de allí establecer los mecanismos expeditos para que se facilite el proceso exportador”, subrayó.

Las exportaciones no petroleras de Venezuela reportaron hasta octubre de 2015 ingresos por 4.200 millones de dólares, una baja muy marcada respecto a los 24.600 millones de dólares de ingresos que registraron apenas en el primer trimestre de 2013.

EFE

Compártelo: