Francisco Rodríguez: El gobierno debe asumir ya los cambios económicos

Francisco Rodríguez es en este momento el economista venezolano de mayor perfil internacional. Sus análisis le han valido la crítica de muchos por mostrar a veces una realidad poco acomodaticia, aunque siempre dura y  descarnada.

Blanca Vera Azaf / El Nacional

Es consciente del momento delicado que en materia económica vive Venezuela por no poseer una ruta diseñada para solventar una crisis que muestra su peor rostro en largas colas, en la caída del poder de compra y en la violencia.

Sin embargo, ve con esperanza el hecho de que la oposición haya logrado la mayoría calificada en la Asamblea Nacional por el equilibrio de fuerzas que esto significa en la reorientación del rumbo del país. En su opinión las estrategias dilatorias o de distracción del gobierno no pueden cambiar la nueva realidad, luego del triunfo constitucional y contundente de los diputados de la Unidad.

—Según el presidente Nicolás Maduro los resultados del 6-D se deben a la guerra económica.

—Yo no quisiera hacer una valoración política de los resultados porque no me corresponde, lo que sí parece ser evidente es que hay un fuerte descontento con el desempeño económico del país. Lo más importante a partir de ahora es el diseño de soluciones. Como, por ejemplo, qué hacer con el déficit fiscal, la política cambiaria o reformar el sistema de subsidios indirectos y llevarlos a que sean directos.

—Usted fue uno de los pocos que pronosticó la mayoría calificada en la oposición. ¿Qué vio usted que los demás no vieron?

—En el diseño del sistema político venezolano hay un fuerte sesgo a favor del ganador y se refleja en el sistema electoral. Este sistema convierte rápidamente una mayoría del voto popular en un triunfo holgado en la composición de la Asamblea Nacional. Era previsible que con el alto margen que indicaban las encuestas a favor de la oposición se diera el resultado que se obtuvo.

—El gobierno impugna a diputados electos, instala el Parlamento Comunal y ahora llama a un congreso de la patria. ¿De qué se trata todo esto?

—Desconozco el trasfondo, pero no creo que eso cambie la nueva realidad. Me parece muy difícil que ese tipo de nuevas instancias puedan servir para cuestionar el poder del Parlamento, que es de rango establecido y está delineado en la carta magna. La nueva Asamblea Nacional es el órgano legislativo constitucional que tiene poderes para nombrar y destituir magistrados, reformar leyes y dictar votos de censura, entre otras facultades. La opinión de los juristas es que el 5 de enero la oposición tendrá las dos terceras partes y ese mismo día puede utilizar varias de sus facultades constitucionales para impulsar cambios.

Para seguir leyendo, pulse aquí.

 

Compártelo: