Dos meses son insuficiente para imprimir y distribuir nuevo cono monetario

El economista José Guerra calcula que para el 4 de junio, la nueva familia de billetes habrá perdido 50 por ciento de su valor producto de la hiperinflación. La impresión de nuevos billetes tarda al menos tres meses un mes menos de lo que necesita el sistema bancario para adecuar su sistema

Nataly Angulo V./ La Verdad

Dos meses son insuficientes para que el proceso de reconversión monetaria se efectúe con éxito. Solo imprimir la familia de billetes del nuevo cono monetario tarda al menos tres meses, ajustar el sistema bancario tarda dos meses y la Casa de la Moneda de Venezuela está imposibilitada para imprimir los millones de pieza requeridos.

José Guerra, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, ve poco factible que el Gobierno logre recoger el actual cono monetario hasta el 3 de junio y mucho menos distribuir la cantidad de piezas necesarias de la nueva familia el 4 de junio.

“No da tiempo porque son muchas piezas”, insistió el economista, tras recordar que para la reconversión que comenzó a regir el 1 de enero de 2008 se tomaron tres meses en imprimir los billetes.

Para la reconversión de hace 10 años, se puso en circulación mil 285 millones de piezas monetarias; en la actualidad, hay 15 mil 500 millones de piezas. “Ni el ejército más numerosos y capaz del mundo tiene capacidad para recoger en dos meses esa masa de billetes lanzadas a la circulación en 10 años”.

Guerra indicó que la Casa de la Moneda en Venezuela no tiene la capacidad de imprimir tantos billetes, apenas puede fabricar 400 millones al año. Agregó que aunque el Ejecutivo haya adelantado la impresión o importación del nuevo cono monetario, dos meses es insuficiente para su distribución.

El presidente Nicolás Maduro anunció el pasado 22 de marzo que eliminarán tres ceros al bolívar, cuya medida comenzará a regir el 4 de junio. Dijo que hasta el 3 de junio tendrá validez el cono monetario actual.

Producir un billete cuesta al menos 10 centavos de dólar (unos 24.000 bolívares a la tasa de dólar no oficial), calculó Guerra, para quien es un error la reconversión si no se ataca las causas que generan la hiperinflación porque el efecto será efímero.

Y es que el nuevo cono monetario nacerá con una pérdida de 50 por ciento de su capacidad de compra, según el economista. “El 4 de junio los nuevos billetes van a valer la mitad mientras tengamos una inflación mensual promedio de 80 por ciento”.

Simplificar

El Banco Central de Venezuela mantiene una campaña de información en sus redes sociales, en la que explica que la reconversión monetaria Surge para combatir la extracción del billete hacia Colombia, la inflación “inducida” y la especulación en el mercado ilegal de divisas.

El economista Pedro Palma, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), considera que solo servirá para simplificar transacciones y cálculos financieros porque “es más fácil transar en miles que en millones”.

Duda que frene el contrabando de los billetes. “¿Por qué los billetes actuales se pueden filtrar y los nuevos no?”, preguntó en una entrevista con Unión Radio.

Explicó que los billetes se filtran al exterior porque la escasez del papel ha hecho que la gente pague casi el doble para disponer de efectivo, “lo que resulta un negocio porque valen más que su valor nominal”.

Inflación desde la última reconversión

AÑO Inflación

2008 30,9 %

2009 25,1 %

2010 27,2 %

2011 27,6 %

2012 20,1 %

2013 56,2 %

2014 68,6 %

2015 180,9 %

2016 274,4 %

2017 2.616 %

Fuente: BCV / AN

Compártelo: