Dieta para personas diabéticas roza los 500.000 bolívares

Con 177 mil 507 bolívares mensuales cuenta Nurdy Morán, de 58 años, para adquirir su canasta básica alimentaria, pagar el alquiler de su casa y comprar los medicamentos para controlar su tendencia a la diabetes, publicó Versión Final.

El monto de su pensión le es insuficiente. Mentalmente, ya ha hecho cuentas: pagó 30 mil bolívares por su estancia en la residencia de una amiga, en el sector La Curva de Molina de Maracaibo. Le quedan 147 mil para todo lo demás.

Un blíster de 10 pastillas de torbalatina -para regularizar los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar- le costó Bs. 87.000 y su régimen alimenticio casi llega a los 500 mil.

Sus ojos se llenan de lágrimas, al pensar en su situación. “Tengo un hijo en Riohacha (Colombia) y me envía el dinero que puede; pero la cosa para él tampoco está fácil porque se está estableciendo allá. Se fue hace un año”, comenta.

Costosa nutrición

Nurdy camina en busca de lo necesario en un supermercado ubicado en la avenida La Limpia, en un apartado donde se encuentran los productos recomendados para su afección. Su nutricionista le recomendó ingerir todo tipo de vegetales y evitar los carbohidratos, ya que se transforman en azúcares que repercuten en su sistema endocrino.

El repollo, para una ensalada sencilla, cuesta 18 mil 524 bolívares por kilo y el brócoli ya llega a los Bs. 35.623. Más adelante consigue espinaca y auyama. El kilo del primer rubro supera los 30 mil bolívares, mientras que el segundo vale 10 mil.

“Por eso lo que más estoy comiendo es yuca. El plátano es más caro porque se consigue en casi dos mil bolívares cada uno”, confiesa. El tubérculo no está recomendado para quienes sufren subidas en los niveles de glucemia, como es el caso de Nurdy.

“Los pacientes con prediabetes tampoco deben comer pasta ni arroz”, explica la endocrinóloga Gabriela Palmucci, en entrevista con Versión Final.

La pensionada con esa que en su alimentación incluye la harina, debido a que “es lo que más se consigue”.

Según la doctora Cristal Sierra, miembro de la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo, la dieta de las personas prediabéticas debe basarse en un 50 % de frutas y verduras, y en un 30 % de proteína.

En la página web de la institución se detalla que la más extendida prescripción del plan dietético es plantear una reducción de entre 500 y mil calorías del consumo regular, en el caso de los pacientes con sobrepeso.

Pero la realidad de los pacientes en Venezuela es que consumen los productos que su bolsillo pueda pagar, aun cuando repercutan en su salud.

A la espera de insumos

Cada tres días, Nurdy toma su nivel de azúcar en el Centro de Diagnóstico Integral (CDI) del sector Los Mangos, pero algunas veces no hay cintas reactivas para cumplir el objetivo.

“Entonces tengo que ir a los CDI de Amparo o al de San Jacinto. Se nos prometió dotación de glucómetros y de cintas para medir el azúcar, pero no han llegado”, manifiesta.

Morán además toma hormonas para el hipotiroidismo (incremento en el tamaño de la glándula tiroidea) que padece desde hace un año. “Tampoco consigo esos medicamentos”, dice con impotencia.

Para seguir leyendo pulse aquí

Compártelo: