Conindustria advierte que Constituyente no es repuesta a la crisis

 “Políticas que contribuyan a restablecer la paz social, la convivencia, la seguridad jurídica y personal”, exigió la Confederación Venezolana de Industriales, Conindustria, pues sus agremiados consideran que es ésta la clave “indispensable” para reactivar la economía.

En un comunicado público en el que fijan posición respecto a la situación por la que atraviesa el país, Conindustria considera “esencial” “un consenso en torno a un Plan de Industrialización del país que posibilite incrementar la producción, garantizar el acceso de la población a los bienes que ésta necesita y generar empleos dignos, estables y productivos que incrementen el poder adquisitivo familiar”

Especifican en el documento que consideran que la Asamblea  Constituyente no es respuesta a la crisis económica por la que atraviesa el país. Estiman que, por el contrario, esta iniciativa podría profundizar los problemas que hoy sufre la población.

“En los últimos 18 años, 70% de las industrias han desaparecido y de éstas, casi la mitad asegura que no podrán sobrevivir 2 años más si se mantienen las actuales condiciones. Venezuela se encuentra en un círculo de destrucción: de la infraestructura, de la producción, del empleo digno, de las instituciones y hasta de la vida de los ciudadanos. (…) Consideramos que con la Asamblea Constituyente se perpetuará la destrucción institucional, mediante la elaboración de una nueva Carta Magna hecha a la medida de unos constituyentistas que son los mismos que destruyeron al país y que insisten en implementarla a pesar del rechazo mayoritario de la población. La Constitución Nacional de 1999 es el Pacto Social que representa el modelo de país que elegimos y es, a través de los principios establecidos en ella, que debemos reconstruir a Venezuela”.

Se lee además en el pronunciamiento que:

“La economía venezolana no resiste llegar a enero de 2019 en las actuales condiciones. Los industriales hemos venido trabajando en planes de reconstrucción de la economía y del sector, lo cual permitiría pasar de apenas 4.000 industrias a unas 30.000. Los industriales tenemos la visión de un país donde las empresas no estén en manos del Estado sino en las del ciudadano, donde la economía sea de libre mercado, que privilegie la producción nacional por encima de las importaciones, que genere nuevos puestos de trabajo dignos, que fomente la educación como mecanismo de superación y que posibilite el que se pueda competir en los mercados internacionales de los cuales hoy estamos excluidos.

Los industriales venezolanos estamos convencidos de que Venezuela puede ser un país próspero, seguro y pleno de oportunidades para todos. Se requiere alcanzar acuerdos claros entre los diferentes sectores representativos de la sociedad: políticos con visión de estadistas; empresarios productivos con visión de futuro; trabajadores dedicados al trabajo; militares institucionales dedicados al resguardo de la Nación, profesores dedicados a la enseñanza, estudiantes dedicados a adquirir conocimiento; es decir, ciudadanos honestos, comprometidos y dispuestos a lograr juntos un mejor país.

¡Venezuela necesita el cambio con urgencia! Requiere de instituciones sólidas en lo público y en lo privado; de separación y autonomía de los poderes y del aporte de todos los que queremos producir ideas, bienes y servicios. Por eso, convencidos estamos de que: LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE NO ES LA SOLUCIÓN”.

Compártelo: