“Aumento salarial no detendrá la diáspora”

El anuncio presidencial de aumento de 50% del salario para el sector universitario, el martes en la tarde, no satisfizo al gremio de profesores.

William Anseume, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Simón Bolívar, criticó la medida que, a su juicio, parte de una premisa errada: “El presidente hizo el anuncio con la pretensión de detener el éxodo de profesionales de las universidades. Ese nuevo aumento salarial no detendrá la diáspora de los universitarios, porque los problemas para acceder a los bienes y servicios continúan”.

El profesor universitario expresó que el ritmo del éxodo de docentes y empleados se mantendrá al nivel que ha alcanzado en el último año.

“En reunión del Consejo Directivo nos encontramos que 3 profesores universitarios pusieron su cargo a la orden y 7 empleados del personal administrativo entregaron su renuncia en los últimos 15 días. 1.200 profesores titulares de la USB renunciaron en 2017”, detalló.

Anseume opina que el problema no es la proporción del aumento, sino una falla estructural del modelo económico que ha deteriorado la capacidad de compra y la calidad de vida de los venezolanos.

Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela, indicó que el anuncio tuvo un efecto contraproducente, pues generó la reactivación de la agenda de protestas por los bajos sueldos que devengan los docentes.

“A partir de la próxima semana realizaremos acciones conflictivas para exigir la adecuación de los sueldos con el auge de la hiperinflación de todo el personal universitario, porque este es un problema que afecta a todo el país”, señaló.

La calidad de los salarios de los docentes tuvo un retroceso importante en 2013, cuando el Ejecutivo instauró la I Convención Única del Sector Universitario, con lo que derogó las normas de homologación de los profesores universitarios, que estipulaban aumentos salariales acordes con la inflación.

Compártelo: