Docentes paralizan las clases por asesinato de maestra en Guarenas

Las actividades no se reiniciarán hasta que el personal docente reciba una respuesta que les garantice su seguridad.

Carlos D’Hoy/EU

Los docentes de la Escuela Bolivariana Escuela Básica Bolivariana Ricardo Montilla, ubicada en la terraza C del sector Vicente Emilio Sojo de Guarenas, lloraban de impotencia ante el asesinato de Luisa César de Canchica (41) muerta de un balazo en el cuello cuando un sujeto intentó robarla en momentos en que llegaba al colegio en el que durante 13 años prestó servicios.

La profesora Luisa César de Canchica quien deja tres hijos, una niña de 9 años y dos mayores, estudiantes universitarios, daba clases en el segundo grado sección C, y fue calificada por sus compañeras como una excelente persona, organizadora de las actividades sociales, “siempre tenía una palabra buena para sus compañeros a quienes agasajaba con las actividades que organizaba”.

Maestros aterrados

El crimen ocurrido a las 7:30 de la mañana de este jueves consternó a la comunidad educativa de la escuela. “Algunos estábamos ya en clases, otros estaban recibiendo a los alumnos, cuando se escucharon los disparos, lo primero que pensé fue que eran unos triki traki, pero un niño me dijo que eran unos disparos, entonces tuve que agarrar a los pequeños y protegerlos”, indicó una de las docentes.

Otra maestra agregó que lo primero que pensaron fue que era “un problema entre una pareja, porque alguien  dijo que había visto a unas personas forcejeando, a los segundos se escucharon los disparos y todo se volvió un caos, los muchachos corrieron hacia la escuela, a los segundos salimos y nos acercamos al carro, entonces el asesino salió e intentaron agarrarlo pero disparó en varias oportunidades al aire y luego salió corriendo se lanzó por un barranco para escapar, nadie pudo agarrarlo”.

Describió al asesino como un hombre moreno, delgado, vestido con un pantalón blue jean y una camisa azul con naranja.

Acotó que la profesora malherida fue sacada de su carro y trasladada con toda la premura del caso por un compañero profesor hasta el hospital Luis Salazar Domínguez del Seguro Social, donde certificaron su muerte.

Guerra avisada

“Nosotros habíamos advertido que algo así iba a suceder, que la inseguridad estaba muy fuerte en el colegio, pero  la respuesta que nos dieron en la Zona Educativa fue que la escuela tenía una deuda social con la comunidad, que nosotros teníamos que dar la cara y negociar con los delincuentes… ahora que nos mataron a una maestra, ¿nos van a tomar en cuenta o van a seguir con respuestas politiqueras?, dijo una maestra visiblemente consternada.

¿Cómo le va uno a decir a un niño que en Venezuela si hay esperanzas, cuando ellos ven que les matan a una maestra, que se roban la comida, que todos los días roban a alguien, qué les puedo decir a esos niños cuando vuelva a verles la cara?

A las buenas de Dios

La profesora Rosío Castillo, subdirectora de la Escuela Básica Ricardo Montilla donde ocurrió el asesinato, denunció la crítica situación de la inseguridad en el plantel y la falta de respuestas que han tenido por parte de las autoridades.

Recordó que en el último año el colegio ha sido robados en seis oportunidades. “Estamos a merced de la delincuencia, se llevaron todas las computadoras canaimitas, también las de escritorio y las de los estudiantes. Acá roban a cada rato a todo el mundo a estudiantes, docentes, trabajadores administrativos y obreros, así como a los padres y representantes, nadie se salva de la delincuencia.

Agrega que a pesar del sistema de seguridad con que cuentan, un vigilante, en diciembre pasado el colegio fue una vez más visitado por los delincuentes, quienes se llevaron todo el aceite que tenían guardado para preparar la comida de los niños.

La profesora Castillo recordó que en el plantel cursan estudios  un total de 975 niños, 328 que cursan educación media general y 623 de primaria, además cuentan con una plantilla de  49 docentes, seis trabajadores administrativos, 14 obreros y 12 madres de la patria.

Recordó que a finales del año pasado una estudiante de la Universidad Nacional Experimental Politécnica Luis Caballero Mejías, ubicada a un lado de la escuela, fue raptada y abusada sexualmente por un grupo de delincuentes,

“En ese entonces se hizo una reunión y hablaron de planes de seguridad que nunca se concretaron”.

La profesora agregó que la alcaldía ha hecho muy poco por la seguridad en el sector, “a veces colocan a dos policías en la entrada, pero los agentes si acaso están enviando mensajes de texto, o pendientes de las muchachas y no le prestan atención a la seguridad del sector”, criticó.

Sin clases

Los profesores anunciaron que no reiniciarán las actividades hasta que no se garantice la seguridad de todo el personal, así como de los niños, padres y representantes que a diario acuden al centro de estudios.

“El próximo lunes 16 de enero tendremos una reunión con toda la comunidad educativa en la que plantearemos este problema y esperamos encontrar una solución, pero las clases se mantendrán suspendidas hasta que se nos brinde una respuesta que nos satisfaga, ya estamos cansados de tanta politiquería con el tema de la seguridad”.

Investigaciones abiertas

Al lugar se presentó el director nacional del Cicpc, comisario Douglas Rico, quien ordenó el inicio de las investigaciones, acudieron efectivos del Cicpc, de la Guardia Nacional, de Polimiranda y Poliplaza, quienes iniciaron la recolección de pruebas de interés criminalístico que permitirá la identificación del gatillero que le quitó la vida a la docente.

Por su parte el Ministerio Público la designación de la fiscal 30ª auxiliar del estado Miranda, Francis Salinas, para investigar la muerte de la docente Luisa Elena César Ibarra (42), ocurrida este jueves 12 de enero en la entrada del estacionamiento de la Escuela Básica Ricardo Montilla, ubicada en la urbanización Vicente Emilio Sojo, en Guarenas.

 

Compártelo: