Lujos, chilena y dos goles: el show de Lionel Messi en la victoria del Barcelona ante Manchester United

Messi

Los números números, fríos, indicaban que, la última vez que Lionel Messi había convertido en cuartos de final de la Champions League había sido hacía seis años, en el duelo de ida ante el PSG en el Parque de los Príncipes (2-2) en la temporada 2012-2013. Mientras que sus últimas apariciones goleadoras en etapas definitivas habían sido en 2014/2015, cuando le marcó un doblete al Bayern Múnich en la ida por las semifinales. Claro que las cifras no contemplan el talento del astro rosarino…

Porque el capitán del elenco blaugrana, de 31 años, ofrece un verdadero show en el Camp Nou, en la victoria de Barcelona ante Manchester United que está otorgándole al cuadro culé el pasaje a las semifinales del certamen más importante de Europa. Anotó los dos goles del Barça para encaminar la serie (en el duelo de ida se había impuesto 1-0) y regaló varios detalles de calidad, sobre todo, en la concepción del 1-0, a puro lujo. Y acumula 24 goles en 32 encuentros frente a elencos ingleses.

A los 15 minutos de acción, Messi aceleró de derecha a izquierda, con su sello, para terminar depositando el balón en la red defendida por De Gea. Primero trabó con Ashley Young, ganó; y luego le pasó el balón por entre las piernas a Fred, para perfilarse y ubicar la pelota con un zurdazo ajustado, ante la marca de Smalling. Sí, el mismo que lo golpeó y le dejó la cara ensangrentada en el encuentro de ida, fue testigo privilegiado de su primera perla.

A los 19 minutos, segundo gol de Messi, esta vez, con la complicidad de De Gea. La Pulga remató algo mordido desde la puerta del área y la pelota se le escurrió al portero español por debajo del cuerpo. Vale subrayar que el ex arquero del Atlético Madrid realizó tareas particulares junto con Emilio Álvarez, entrenador de arqueros de los Diablos Rojos para frenar el infjujo de Messi.

El segundo tanto, con la complicidad de De Gea

“Hacemos algo diferente cuando nos enfrentamos a Messi. Con De Gea hemos trabajado en movimientos más específicos. Hay algunos trabajos extras en comparación con otros juego al estar Leo en la delantera. No mentiría si dijera que es una preparación súper especial”, reconoció en diálogo con el medio español Cadena Ser. Con Messi, no alcanzaron.

Hubo más del 10 en el primer tiempo. A los 21 minutos, tras una cesión de Jordi Alba, remató de aire, alto. A los 34′ remató por encima del travesaño un tiro libre desde 30 metros de la valla. A los 40, envió un centro que impactó Rakitic, pero contuvo de Gea. Y a los 46, otro pase de magia: enganchó dos veces ante Phil Jones y puso a correr a Jordi Alba, quien asistió a Sergi Roberto, pero el guardameta se redimió de sus errores y rechazó.

La jugada que regaló en el epílogo del primer tiempo

En la segunda etapa, Messi siguió encendido. Pudo marcar el tercer gol al minuto del complemento, pero su intento se desvió en un adversario y pasó cerca del arco. Y a los 6′ humilló a toda la defensa de Manchester. Rodeado entre tres y cuatro adversarios, pisó el balón y lo retuvo hasta llevarlo junto al córner, lugar en el que los defensores se cansaron y le cometieron falta. El momento fue propicio para una nueva ovación de los aficionados del Barcelona.

La danza de los defensores, que rodearon a Messi, pero sólo pudieron frenarlo con falta

A los 61 minutos de juego, los flashes se fueron con Coutinho, que anotó el 3-0 con un remate delicioso. Fue Messi el que inició la jugada, con una pelota a la carrera para Jordi Alba, quien tocó para que el brasileño se luciera. Y dos minutos después dibujó una jugada que, de haber terminado en la red, hubiera sido histórica: probó de chilena dentro del área y por centímetros su intento no terminó en gol.