El Levante presenta la denuncia ante la Federación por alineación indebida del Barcelona

El club granota defiende que Chumi no podía jugar por sanción tras haber sido expulsado en un partido con el filial azulgrana, lo que podría causar la eliminación del FC Barcelona de la Copa del Rey

Valverde dio un volantazo a su política conservadora de rotaciones y en la ida de los octavos de Copa ante el Levante puso de inicio a los canteranos Chumi y Miranda, también a los suplentes Aleñá y Malcom, incluso a un Murillo que se estrenaba con la camiseta azulgrana. Pero la sacudida al equipo, la apuesta del técnico, sin embargo, podría salirle cara al equipo que ganó en el tapete lo que podría perder en los despachos.

https://twitter.com/LevanteUD/status/1086186439015043072

Según destapó este jueves El Mundo, el Barça podría haber incurrido en alineación indebida con Chumi, que vio la quinta cartulina amarilla y por lo tanto estaba sancionado para el siguiente partido de Segunda B con el filial por acumulación de tarjetas. Se supone, según la normativa, que también para la Copa. Así lo explica el artículo 56.3 del código disciplinario: “El futbolista sancionado no podrá intervenir en ninguno de estos equipos o clubes, hasta que transcurra, en la categoría en la que se cometió dicha infracción, el número de jornadas a que haga méritos la sanción”. Pero hay matices e interpretaciones. “No tuvimos dudas en alinearle. En absoluto. Pensamos que lo hemos hecho bien y tengo la sensación de que mañana estaremos en el sorteo”, expuso Valverde, que admitió saber que Chumi había visto esa quinta tarjeta. “Te sabe mal, pero como presidente debo actuar para defender los intereses de mi club. Un día le pasa a uno y otro día le pasa a otro”, replicó Quico Catalán, presidente granota. El Levante ha anunciado este viernes a través de las redes sociales que ya ha hecho llegar la denuncia a la Federación.

Diferente interpretación

Ocurre que desde el Barça se amparan en la circular número 28 de las modificaciones del Reglamento General y Código Disciplinario, que salió el pasado noviembre: “El modo de incumplimiento de las sanciones impuestas como consecuencia de la comisión de infracciones para los casos en los que exista una simultaneidad de licencias de las permitidas en el reglamento general de la FEF, se ajustará a lo dispuesto en el presente artículo, si bien las sanciones de carácter leve se cumplirán en las competiciones en las que el infractor se encuentra haciendo uso de una determinada licencia y, las de carácter grave o muy grave, en cualquier competición, ello con independencia de la licencia que se estuviera usando en el momento de la infracción…”.

El Barça interpreta que esas licencias se refieren a un jugador que alterna el primer equipo y el filial. Algo que invalida la Federación, que atendió a EL PAÍS: “La simultaneidad de licencias es de dos deportes diferentes: fútbol y fútbol sala; o fútbol playa. No existe, como parecen pretender, una licencia para jugar en el filial y otra para el primer equipo. Cada jugador tiene una única licencia de futbolista”. Algo que desde el Barcelona no comparten porque el artículo 56.3 se refiere a la palabra “categoría”, lo que remite sin duda alguna a la competición y no a licencias de diferentes deportes.

El Barça incurrió, supuestamente, en alineación indebida del mismo modo que el Levante no lo denunció dentro del plazo de 48 horas tras el partido. “Entendemos que, en el caso de que tuvieran razón, que no la tienen, la denuncia no tendría cabida”, expresó un jugador del Barcelona a este diario; “así que esperamos que no pase nada”.

Hay, en cualquier caso, precedentes variados. En 2004, en un Cultural-Real Sociedad B, Mario Prieto jugó a pesar de haber acabado la temporada anterior con cinco amarillas tras ver la última en la fase de ascenso. La Real envió la denuncia fuera de plazo, pero fue admitida a trámite por el Comité de Competición, que dio por perdido el partido a la Cultural (del 1-0 se pasó al 0-3). Por el contrario, el Madrid, hace dos cursos, alineó al jugador del filial Tejero, que había visto la quinta amarilla en Liga con el Castilla en el último choque y, antes de cumplir la sanción, fue convocado (y jugó) por Zidane para jugar la Copa.

“Vamos a denunciar”, insistió Catalán, que charló amistosamente con Bartomeu (“es un caballero y un señor, y entiende lógicamente la posición del Levante”, dijo) en el palco del Camp Nou. El Levante, eso sí, puede acudir al TAS como última instancia. Pero Valverde lo tiene claro: “Lo hemos hecho bien. Estamos seguros, y hemos ganado donde debíamos”.