Verdad o mito ¿existe el mal de ojo?

Constantemente desde pequeños nos han mencionado el mal de ojo como una forma de excusar aquellos acontecimientos negativos que suceden en el día a día. Escuchas como la madre le dice al hijo: “seguro ese niño te tiene envidia y te echó mal de ojo”.

Pero todos se preguntan: ¿De verdad “El mal de ojo” existe? Según el Profesor Zellagro, astrólogo oficial de la cadena Univisión, afirma que esto del mal de ojo es sólo una creencia popular, cuyo origen aún no se conoce.

Esta superstición sustenta que una persona es capaz de traspasarle energías negativas a otra a través de la mirada. Es una creencia que ha trascendido en la historia, formando parte de diferentes culturas. Por ejemplo, en la antigua Grecia, los griegos protegían a sus hijos marcando marcando sus frentes con barro o cieno, porque creían que la envidia iba unida a la mirada maligna.

Según esas suposiciones, la envidia es un sentimiento negativo que llevan las personas en su interior y a través de su mirada pueden “echarle mal de ojo” a alguien.

Como es una presunción bastante antigua, existen innumerables remedios y amuletos para evitar “este mal”. Algunos de ellos son: los ojitos turcos, las patas de conejo, los azabaches, los inciensos, entre otros.

Hay quiénes sienten que todos sus males o momentos difíciles se deben a esto y recurren a los rituales, las consultas e incluso la brujería. Pero es importante recordar, que la mente es más poderosa de lo que crees, y que tú eres quien la controla. Lo negativo y lo positivo existe, pero cada persona es un imán de sus propias acciones y si actúas de forma positiva seguro recibirás buenas energías y sino es así, aparta de ti todo aquello que te impida estar en plenitud contigo mismo”.

¿Qué piensas de esto? ¡Comenta y compártelo para conocer otras percepciones!

CD

Compártelo: