El escalofriante relato de una pareja que por poco se convierten en la cena de unos caníbales

caníbales

El británico Matthew Iovane y su novia estadounidense Michelle Clemens estaban viviendo las vacaciones soñadas Papúa Nueva Guinea hasta que el sueño se convirtió en pesadilla. El relato de una pareja que por poco se convierten en la cena de unos caníbales

Los dos jóvenes de 31 años estaban recorriendo un sendero selvático, cuando de la jungla salieron dos nativos con machetes que los golpearon y desnudaron. Luego les taparon los ojos y comenzaron a guiarlos al interior de la selva.

La pareja contó que los nativos utilizaban máscaras hechas de plumas y enredaderas, y que eran tan primitivos que se comunicaban con gruñidos. Sin embargo, uno de ellos sabía el suficiente inglés para deciles: “We will kill you” (“Los mataremos”).

Matthew declaró al diario británico The Sun: “Habíamos bromeado sobre los famosos caníbales de Papúa Nueva Guinea pero no fue gracioso cuando estos hombres salieron de los arbustos”.

“Daban miedo por cómo estaban vestidos y lo que parecía ser pintura de guerra. Nos rodearon. Rompieron mi remera y con eso nos taparon los ojos. Pensamos que íbamos a desaparecer en la selva y no ser vistos nunca más”.

El último caso de canibalismo en estas islas del Pacífico ocurrió en 2012 y se cree que algunos nativos aún hoy continúan con la tradición de comerse el cerebro de sus parientes cuando estos mueren. El Consulado Británico confirmó que están “tomando el caso muy en serio”.

La pareja se encontraba haciendo el Sendero de Kokoda, una caminata de unos 100 kilómetros por una de las selvas menos exploradas del mundo.

Habían contratado a un nativo para que los ayude a llevas las cosas, pero el último día desapareció. La pareja está convencida de que él fue el que los traicionó.

Fue el último día de la caminata, ya estaban cerca del final del Sendero.

Matthew dijo: “Hacía una hora que estábamos caminando cuando un hombre apareció delante nuestro y otro detrás”.

“Nuestra primera reacción fue tratar de calmarlos y hasta pensamos que era una especie de broma, pero no. Los dos tenían machetes enormes, lanzar larguísimas y gruñían como animales”.

Pensando que les querían robar, dejaron en el suelo todas sus pertenencias. Sin embargo, no era eso lo que querían.

“Entonces uno se me acercó, agitando el machete y empezó a arrancarme la ropa hasta que quedé prácticamente desnudo. Se veían aterradores y yo estaba demasiado asustado para pelear”.

Intentaron huir pero los atraparon enseguida. Entonces comenzaron a torturarlos.

“El que tenía la máscara me pegó, ató mis manos, gruñendo que me iba a matar y pasando su machete por mi garganta y mi cara”.

“Podía escuchar a Michelle pelear y cuando la trajeron de vuelta conmigo me dijo que teníamos que huir, que tenía que llegar a un hospital”.

Michelle contó que luego los nativos revisaron sus cosas y hasta reconocieron su iPhone. “Me sacaron la venda de los ojos y agitaron el teléfono como diciendo hacelo funcionar”.

“Juraría que uno dijo la palabra password (contraseña), lo que hubiera sido gracioso si no fuera porque pensaba que nos iban a matar”.

En un momento, los nativos se alejaron un poco y los jóvenes aprovecharon el momento para huir.

Cuenta Matthew que se llevaron sus pertenencias, “estaba desnudo en la selva más remota del mundo, sin zapatillas y Michele estaba sangrando. “Pero nada importaba salvo escapar, así que corrimos”.

A los pocos kilómetros encontraron a un hombre que estaba construyendo un refugio al final del Sendero y él alertó a todos.

Los habitantes de un pueblo cercano se acercaron corriendo con mantas y los cuidaron hasta que llegó un helicóptero de rescate desde la capital, Puerto Moresby, donde ahora se están recuperando.

Michelle terminó con heridas de machete en sus dedos: “Los cortes son tan profundos que no estoy segura de que pueda volver a sentir los dedos. Pero esto no nos va a detener… eso sí, la próxima aventura va a ser un poco menos exigente”.

Hace 50 años, el canibalismo fue declarado ilegal, pero un equipo de televisión dijo haber visto evidencia de su existencia en 2006.

Por otro lado, 29 miembros de una tribu autoproclamada caníbal fueron arrestados en 2012.

Es importante aclarar que este caso, sucedió en el año 2016 aproximadamente, sin embargo, el casos de canibalismo se han reportado más recientemente, como el del año 2017 de una pareja en Rusia, que ya fue arrestada, acusada de haber asesinado y comido al menos a 30 personas, reseñó www.rumbosdigital.com