Cómo quitarte 10 años de encima, sin cirugías ni productos caros

Retardar el envejecimiento está al alcance de tus manos, sin la necesidad de gastar grandes cantidades de dinero en cremas, cirugías ni tratamientos.

El paso del tiempo es inevitable, y los estragos de la edad no perdonan: las arrugas, manchas, canas, etcétera. Sin embargo, existen trucos y remedios que te harán disimularlos y retardar esos signos, y lo mejor de todo, son 100% naturales. Te diremos cómo quitarte 10 años de encima, sin cremas ni productos caros.

Adiós al bótox, las cirugías estéticas, las cremas carísimas. Lo de hoy es envejecer con estilo, viéndote más joven que tu vecina de 30 años. Quitarte 10 años de encima, nunca fue tan fácil, y barato.

¿Cuál es la clave? De acuerdo a los expertos es modificando ciertos hábitos en tu día a día. Sí, como lo lees. Te explicamos.

  • Dormir más y mejor

El estrés, el trabajo, los hijos, y demás compromisos y problemas, o bien, las distracciones, ocasionan que la mayoría de las personas no descansen lo suficiente.

De acuerdo al jefe del Servicio de Neurofisiología y la Unidad de sueño en el Hospital Universitario la Ribera, Alzira, Javier Puertas, es necesario dormir diariamente entre 7 u 8 horas. De no ser así, tarde o temprano acabaremos con el rostro más avejentado de lo que debería.

Un ensayo científico de Estée Lauder realizado en el 2013 en hospitales de la Universidad Case Medical Center, en Ohio, Estados Unidos, determinó que la piel de las personas con insomnio tiene menos capacidad de recuperarse de diversos factores que dañan la piel, como la exposición diaria del sol, en comparación con las personas que sí duermen sus horas adecuadas.

Además, la falta de sueño reduce la producción de estrógenos y progesterona, hormonas que activan los mecanismos naturales de reparación de la piel, advirtió Kevin Pinski, dermatólogo de Chicago.

  • Dieta

La buena alimentación es fundamental para vernos más jóvenes, de hecho, la falta de nutrientes, como vitaminas, le quita luminosidad a nuestro rostro. Asimismo, el exceso de grasas nos hace subir de peso y talla, lo que también suma años.

Un estudio de la Universidad de Harvard publicado en el 2104 por la revista Brittish Medical Journal reveló mediante la investigación de la salud de 4 mil 676 enfermeras en 10 años, a quienes evaluaron la influencia de su dieta en los signos de la edad, resultando que las que llevaron a cabo una dieta mediterránea, es decir, reducir carnes y carbohidratos, y aumentar la ingesta de vegetales y grasas buenas, se mantuvieron genéticamente más jóvenes.

Asimismo, según el Centro de Salud y Belleza Espacio Simpatía, de Madrid, es recomendable la eliminación o reducción de la sal, pues el abuso produce la retención de líquidos y la formación de bolsas debajo de los ojos, lo que hace que las personas se vean más avejentadas.

  • Beber mucha agua

El agua te ayuda a eliminar lo que no necesitas, por eso es recomendable beber hasta 3 litros al día. Mantenerse bien hidratada es clave para retardar los signos de la edad, como ojeras, bolsas, manchas en la cara, y darle luminosidad al rostro.

  • Reducir o eliminar el uso de alcohol

“El abuso de bebidas alcohólicas produce deshidratación cutánea, causa la aparición de pequeños capilares y aumenta la producción de radicales libres (moléculas que producen oxidación, que aceleran el envejecimiento”.

Además, por el daño tóxico que causa en el hígado y en los vasos sanguíneos, hace que la piel se ponga flácida, se afine y pierda luminosidad. Y todo ello conlleva que la persona bebedora presente aspecto de cansada y aparente muchos años de los que realmente tiene”, precisó Mateo Vic.

  • Hacer ejercicio

La clave para que el ejercicio te ayude a restarle años a tu aspecto no es matarte 3 horas en un día en el gym, sino hacer ejercicio moderado, pero constante.

Investigadores de la Universidad McMaster en Ontario, Canadá tomaron biopsias de la piel de un grupo de personas sedentarias con más de 65 años, que arrojaron que, a su edad, tenían el estrato córneo, es decir, la capa externa de la piel, grues, mientras que su dermis (la capa interna), estaba muy delgada. Esto, hace que la piel se vuelva frágil y se originen arrugas.

A estas personas se les puso a hacer ejercicio dos veces por semana, y posteriormente, se les volvió a sacar biopsias, demostrando que los signos de envejecimiento se habían volteado, es decir, la capa externa se afinaba, y la interna aumentaba su groso, por lo que se disimulaba notablemente las arrugas y la flacidez, no solo de la cara, sino de los muslos, brazos, y abdomen.

  • No fumar

El fumar es el hábito más dañino para la salud y para nuestro aspecto, ya que disminuye la circulación sanguínea en los tejidos, disminuyendo la elasticidad y luminosidad de la piel, debilita el pelo, las uñas, y le da un tono amarillo a los dientes.

La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) menciona que por cada 10 años que una persona fuma, envejece dos y medio más que si no lo hiciera.

  • Protegernos del sol

De acuerdo al Instituto Gerontológico de Madrid, la exposición prolongada a los rayos del sol, provocan envejecimiento prematuro, ya que destruyen el colágeno y elastina de la piel. La recomendación es aplicarnos diariamente la crema protectora, sobre todo cara, cuello, manos y brazos.

Tener relaciones sexuales 3 veces por semana

El neuropsicólogo David Weeks del hospital Real de Edimburgo (Escocia) descartó la idea de que se tenía que tener relaciones sexuales una vez al mes, pues señaló que se debían practicar al menos 3 veces por semana.

Y es que, de acuerdo a sus investigaciones, llegó a la conclusión que hacer el amor libera la hormona del crecimiento, que favorece a la elasticidad de la piel. Asimismo, se activa la circulación sanguínea, lo que, además, aumenta la luminosidad cutánea.

 “Además, al practicar sexo ejercitamos el suelo pélvico, lo que nos ayuda a prevenir las pérdidas de orina al toser o al subir escaleras, que se hacen más frecuentes con el paso de los años”, añade la farmacéutica Mateo Vic.

“Efectivamente, la actividad sexual puede equipararse a una práctica deportiva más, que favorece la conservación de la masa muscular que el ser humano va perdiendo con los años. Y también sube el ánimo y mejora la autoestima, por lo que ayuda a afrontar el paso del tiempo con un espíritu más joven”, concordó el clínico y sexólogo Vicente Briet García, fundador de Sexólogos Alicante.

  • Disminuir el estrés

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Harvard en el 2012 señala que el estrés ocasiona el envejecimiento de manera prematura.

La mejor manera de combatirlo es llevar un estilo de vida saludable, salir con amigos, tener aficiones, escribir lo que sentimos, hacer ejercicios de respiración, proponernos metas con alegría y no con angustia.

“Y no olvidemos que llevar una vida sexual activa es otro modo muy agradable de combatir la ansiedad”, recomienda Briet.

  • Caminar con la espalda recta

Caminar jorobados nos hace ver mayores. El médico estadounidense David Agus, asegura que caminar derechos, con los hombros ligeramente hacia atrás ayuda a generar bienestar personal y optimismo.

  • Disminuir el uso del celular

Mantener el cuello torcido para ver la pantalla hace que salgan arrugas en barbilla y cuello. Lo ideal es no abusar de estos dispositivos y consultarlos sosteniéndolos siempre a la altura de los ojos.

  • Cuidar cabello y uñas

Los expertos aseguran que teniendo una buena alimentación y los cuidados adecuados para el cabello, ayudarán a conservarlo siempre joven.

“Hay que evitar el uso de la secadora, siempre que nos sea posible, y cuando los utilicemos, mantenerlos a una distancia mínima de 20 centímetros, además d eno excedernos de los tintes y moldeados. En cuanto a las uñas, protegerlas con esmaltes específicos es la manera ideal para prevenir que se pongan frágiles”, revelaron.

  • Reír por todo

Una investigación del Instituto Max Planck de Berlín en el año 2011 arrojó que las personas risueñas tienen un aspecto más joven.

La risa, entre sus muchos beneficios, disminuye el nivel de cortisol, que es la hormona del estrés. De hecho, en una investigación realizada por las psicólogas científicas Tara Kraft y Sarah Pressman descubrieron que la sonrisa, aunque sea forzada, nos hace más resistentes al estrés psicológico y físico.

Las carcajadas dan una impresión de vitalidad, por lo que, las personas que se ríen mucho se ven más jóvenes.

“A diferencia de las arrugas del entrecejo, que sí envejecen porque evocan al enfado y la tristeza”, finalizó la dematóloga.

reseña Soy Carmín