Chuleta de cerdo con manzanas y cebollas (Receta)

El y la mantequilla crean un caramelo increíble, la salsa que empapa las chuletas de cerdo en un profundo y rico, toque de dulzura. Al añadir un poco de canela, nuez moscada y la pimienta negra, tienes un carnaval en la boca. No puedes dejar de preparar esta deliciosa receta, parece un poco complicada de realizar, pero es muy sencilla.

Ingredientes

4 gruesas chuletas de cerdo cortada

2 cucharadas de aceite vegetal

Una pizca de sal y de pimienta

1 cebolla

2 manzanas

2 cucharadas de mantequilla

1 cucharada de azúcar morena

¼ cucharadita de canela

? cucharadita de nuez moscada

1 taza de agua

Preparación

Calentar el aceite en una sartén a fuego medio-alto. Mientras que la sartén se calienta, abrir las chuletas de cerdo y sazonar por un lado sal y pimienta negra.

Una vez que el aceite esté caliente colocar las chuletas en la sartén, con el lado sazonado hacia abajo. Luego sazonar el otro lado y dejar que las chuletas cocinen durante 5-7 minutos de cada lado o hasta que los fondos forman una corteza de color marrón. Voltear las chuletas y cocinar el otro lado de la misma manera.

Cortar las manzanas y la cebolla en pedazos finos. Una vez que las chuletas se han cocinado en ambos lados, sacarlas de la sartén y añadir la , la cebolla y la mantequilla. Revolver y cocinar durante aproximadamente cinco minutos o hasta que las manzanas y las cebollas comiencen a ablandarse.

Agregar el agua, el azúcar morena, canela y nuez moscada a la sartén con las manzanas y las cebollas. Revolver hasta que todo se mezcle, luego regresar las chuletas a la sartén, asegurándose de que algunas cebollas y manzanas queden encima de ellas.

Cocinar las chuletas en la de a fuego lento, durante unos 10-15 minutos o hasta que el líquido se ha reducido a la mitad. Revolver de vez en cuando, moviendo las manzanas y las cebollas alrededor de modo que todos tengan la oportunidad de cocinarse a fuego lento y suavizar. Servir cada chuleta con manzanas, cebollas y salsa sobre la parte superior. Luego disfrutar de esta delicia.

Fuente: Cocina y vino

Compártelo: