Astróloga vaticina que 2016 será un año “austero y áspero” para Venezuela

Narda Fernández recomienda a los venezolanos, y en especial a los neoespartanos, ser prácticos. La especialista en astrología evolutiva y transpersonal sugiere aplicar el sentido común a todas las decisiones, y atender los .

La psicoastróloga y terapeuta Narda Fernández no desea hacer sobre 2016 las mismas consideraciones en las que han coincidido economistas, políticos, astrólogos, holísticos y otros especialistas más.

Al iniciar el nuevo año, Fernández comienza expresando que 2015 fue un año para la creatividad, pero en cambio 2016 será el año para sostener con fuerza de voluntad, tesón, , efectividad y mente abierta lo que la gente emprendió el año que acaba de concluir.

Vaticina que 2016 será un año austero y áspero, a la par que explica que será austero por la intensidad de la austeridad que tocará vivir a cada venezolano y áspero porque va hacia una condición difícil para mantener la calidad de .

Resalta que eso lo interpreta así partiendo de la posición retrograda de Mercurio que este año inicia en el signo de Capricornio, es decir, el 5 de enero del 2016, fue una fecha muy especial para todos los venezolanos, con la instalación de la nueva Asamblea Nacional.

Anuncia que Mercurio retrograda este año cuatro veces, algo poco común y siempre en signos de tierra, por lo que recomienda ser prácticos, aplicar el sentido común a todas las decisiones, y atender los detalles, ya que ello será la agenda principal de este 2016.

“Mercurio retrograda el día que se instaló la nueva Asamblea Nacional, lo que puede producir a nivel colectivo una gran frustración, esa que aparece cuando las cosas no salen como se esperaba, pero al final, el país se enfrentará a una verdad que ha estado evitando y que necesariamente se tiene que abordar: la necesidad de recuperar los espacios perdidos”, subraya la psicoastróloga.

Reitera que este nuevo año será propicio para que las personas se centren y resuelvan los problemas cotidianos, los relacionados con aquello que los rodea, es decir, familia, trabajo, relaciones, salud y amor.

Advierte que no es año para planes a largo plazo y mucho menos ambiciosos, e indica que a nivel de sociedad, esa energía se manifiesta poniendo atención a las más importantes necesidades y atender la calidad de vida del venezolano de a pie.

Hace un año

Fernández recordó que hace un año, en sus predicciones para 2015, insistió en que por el tránsito de Saturno a Sagitario, comenzaría en el país la instauración de “un Nuevo Orden Legal” proceso que duraría tres años.

Observó que se cumplió un año y la sociedad respondió correctamente a esta energía planetaria cuando eligió la mayoría calificada de diputados de oposición para la nueva Asamblea Nacional.

Apuntó que el cierre de cuentas de 2015 arrojará un saldo negativo en la producción y economía de nuestro país, sin precedente en el mundo, considerando que no estamos en guerra y que éste es el país más rico de América.

Afirma que a nivel personal, 2016 será un año muy productivo para aquel que descubrió sus talentos dormidos, que emprendió nuevos retos y que se superó en 2015 a pesar de la crisis.

Insiste que en cambio, este será un año muy duro, “áspero” y de mucha austeridad, el peor en toda una década, para aquel que se sumó a lo negativo, que durante el año que acaba de concluir se dejó arrastrar por la rabia, la crisis económica y de valores.

Ejemplo de emprendimiento

La psicoastróloga Narda Fernández vislumbra que para Nueva Esparta, que recibe la energía de tierra firme de último, este año dará ejemplo de emprendimiento, de superación personal, comercial, empresarial y de organización social ante una severa crisis de austeridad que le tocará vivir los primeros meses del año.

Adelanta que el margariteño y el “navegao” trabajarán juntos, buscando sobreponerse a la escasez, ante todo.

En lo político, Fernández prevé un cambio contundente en el comportamiento del Gobierno nacional, para facilitar la activación de proyectos de productividad agrícola en la región insular.

Reiteró que 2016 es un año para tomar decisiones drásticas, eso sí, benéficas, porque dará tiempo para poner a cada quien en su lugar, y eso solo ocurrirá al reconocer cuál es el lugar que corresponde a cada uno dentro de la familia, al igual que en la sociedad y en nuestro país como el “soberano” que somos.

Además augura que el que se inicia es un año para ser prácticos, francos, para lucirse y brillar con luz propia.

Fuente: El Sol de Margarita