4 tips que necesitas seguir para lograr un arroz perfecto

El arroz es delicioso e ideal para cualquier almuerzo. Sin embargo, si se pasa de cocción o está demasiado duro deja de ser sabroso y pasa a ser un verdadero desastre. Pero cocinar un arroz delicioso no es una misión imposible con estos trucos que comparto.

 

Las proporciones

 

Se calcula una taza de café por cada comensal, y se agrega media taza más por cada tres personas.

 

Por ejemplo, si comerán tres personas se deben cocinar tres tazas y media si el arroz se servirá como guarnición.

 

Sin embargo, si será el plato principal esta proporción resultará escasa y por eso en este caso hay que cocinar tres tazas de café cada dos personas.

 

Con respecto a la relación entre la cantidad de arroz y la de agua, se aconseja colocar una tacita de arroz por dos de agua.

 

Que no se pegue

 

Inicialmente, no olvides lavarlo con abundante agua fría para quitarle el almidón.

 

El olor que adquiere el arroz que comienza a quemarse en el fondo de la cacerola se pasa rápidamente al resto del arroz dentro de la misma. Por eso, a toda costa hay que evitar que comience a pegarse.

 

Para eso, conviene agregar un poco de aceite al agua mientras se cuece. ¡Pero solamente un pequeño chorro para que no quede impregnado del aroma a aceite!

 

Que no se apelmace

 

Agregar aceite, tal como comenté en el párrafo anterior, también contribuye a que no se apelmace.

 

Sin embargo, la clave es que no se cocine de más. 6 ó 7 minutos de hervor son suficientes y si se lo percibe algo duro es mejor dejarlo con su agua caliente y todo unos cinco minutos más en la cacerola pero con el fuego apagado.

 

Recuerda que los granos deben agregarse cuando el agua hierve plenamente y cocinarse así durante los primeros minutos. Luego conviene cocerlo a fuego lento y finalmente apagarlo, tal como ya te comenté.

 

Otra posibilidad para evitar que se apelmace y quede con la consistencia de una masa de chicle es agregar unas gotas de jugo de limón al agua antes de que hierva y no removerlo demasiado para que sus granos no se suelden entre sí.

 

Además, lo deja bien blanco.

 

El arroz parbolizado

 

Se obtiene luego de ser cocido con cáscara y de ser secado con la misma. El arroz parbolizado tarda más en cocinarse pero no suele pegarse ni ablandarse demasiado.

 

Sin embargo, a algunas personas no les agrada su sabor y consistencia especiales.

 

Fuente: El gran chef

Compártelo: