10 alimentos que estimulan tu deseo sexual

El consumo de algunos puede contribuir a aumentar el deseo sexual por sus cualidades como vasodilatadores o por su relación con procesos hormonales. El , las ostras y el suelen figurar en el top 3 de la sabiduría popular cuando se hace referencia a los alimentos afrodisíacos, pero no son los únicos.

Los alimentos que contienen arginina, que actúa como vasodilatador; triptófano, considerada la ‘hormona del placer’ y magnesio, que mejoran la contracción muscular, pueden suponer una ayuda para aumentar el apetito sexual. A los afrodisiacos más populares, el chocolate y las ostras, se suman otros menos conocidos, pero igualmente efectivos, que repasamos con la ayuda de Rafael Godino Vázquez, dietista en iSana Nutrición y Educación y miembro de Saluspot:

1. de . Contienen ácido fólico y zinc, que aumentan la fertilidad y la sexualidad.

2. Chocolate negro y cacao. Contiene flavonoides, que producen óxido nítrico y mejoran la erección y feniletilamina, un neurotransmisor que induce a la euforia y a la excitación.

3. Ostras. Incluyen zinc y ácido aspártico, un aminoácido que aumenta la producción de testosterona, esperma y estrógenos.

4. Plátano. Rico en triptófano, aminoácido precursor de la serotonina, un neurotransmisor que regula las emociones y el deseo sexual.

5. Sandía. Fuente de citrulina y de arginina, sustancias que mejoran la erección y el flujo sanguíneo del pene.

6. Chile y sustancias picantes. Tienen un alto contenido de capsaicina, que induce la producción de enforfinas.

7. Ajo. Rico en alicina, un potente vasodilatador que mejora la circulación sanguínea, la erección y la libido.

8. Apio. Fuente de intermediarios hormonales como la androsterona. Estas feromonas potenciasn la atracción sexual natural a través del sudor y la transpiración.

9. Espinacas. Ricas en indoles, que reducen los estrógenos en el hombre y los aumentan en el caso de las mujeres. También contienen coenzima Q10, que aporta energía y mejora el esperma.

10. Cereales integrales. Incluyen las vitaminas B y minerales, como el calcio y el magnesio, necesarios para una correcta contracción muscular.

Fuente: mujerhoy

Compártelo: