La “Libertadora del Libertador”, Manuela Sáenz falleció hace 159 años

Un 27 de diciembre pero de 1797 nace en Quito, Ecuador, Manuela Sáenz Aizpuru, hija del español Simón Sáenz Vergara, y de la criolla María Joaquina de Aizpuru.

Manuela se formo en el monasterio de Santa Catalina de . En diciembre de 1816, conoció en Quito a James Thorne, acaudalado médico inglés, veintiséis años mayor que ella. Su padre, por razones de conveniencia, pactó su boda para julio de 1817, celebrándose el matrimonio en .

Ya en Perú Manuela participa de manera decidida en los movimientos revolucionarios, apoyando la causa de Simón Bolívar en la Nueva Granada y de José San Martín en el Perú, razón por la cual José de San Martín, luego de tomar Lima y proclamar su independencia el 28 de julio de 1821, le confirió el título de Caballeresa de la Orden “Sol del Perú”.

Manuela regresó al Ecuador en 1821 y el 16 de junio de 1822 vio por primera vez a Simón Bolívar, durante la triunfal del Libertador a Quito. Poco después, Manuela y Simón Bolívar se convirtieron en amantes y compañeros de lucha.

Sáenz también combatió en la Batalla de Pichincha, recibiendo el grado de teniente de húsares del Ejército Libertador.
Posteriormente luchó en Ayacucho bajo las órdenes del mariscal Antonio José de Sucre, quien le sugirió a Bolívar su ascenso a coronela, rango que le fue concedido.

Lograda la Independencia, Bolívar y Manuela se radicaron en la ciudad de Santa Fé de , donde el 25 de septiembre de 1828, el Libertador sufriría un atentado que se frustró gracias a la valiente intervención de Manuelita. Por estas acciones, el mismo Bolívar la llamó la “Libertadora del Libertador”.

Después del fallecimiento de Bolívar, el gobierno de Francisco de Paula Santander desterró a Manuelita Sáenz de Colombia, por lo cual marcho exiliada a Jamaica. Regresó a Ecuador en 1835, pero su pasaporte fue revocado, decidiendo entonces instalarse en el pueblo de Paita, al norte del Perú.

Manuelita Sáenz falleció el 23 de noviembre de 1856 durante una epidemia de difteria que azotó la región. Su cuerpo fue sepultado en una fosa común del cementerio local y todas sus posesiones fueron incineradas, incluyendo una parte importante de las cartas de amor de Bolívar y documentos de la Gran Colombia que aún mantenía bajo su custodia.

El 5 de julio de 2010, durante la conmemoración del 199° aniversario de la firma del Acta de Independencia de Venezuela, sus restos simbólicos fueron trasladados por vía terrestre desde Perú, atravesando Ecuador, Colombia y Venezuela hasta arribar a Caracas, donde reposan junto a los restos del Padre de la Patria, Simón Bolívar.

A continuación les presentamos el programa especial de La Radio del SUR dedicado a la mujer más arriesgada, valiente, decidida, carente de todo tipo de prejuicios, con la mayor firmeza revoluciona y un amor por Simón Bolívar que no tienen comparación en la historia.

Fuente: Noticia Al Día