Cada 29 de junio las poblaciones Guarenas y Guatire del estado Miranda, se llenan de color y algarabía con la Parranda de San Pedro, cuya festividad tiene carácter religioso y rinde honor al “guardián de las llaves del cielo”.

Esta fecha fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en diciembre de 2013.

Esta festividad genera controversia, dado que existen diversas versiones sobre su origen y lugar de la celebración. Unos sostienen que nació en la época colonial, otros apuntan que fue a mediados del siglo XIX. También se discute si nació en Guarenas o Guatire.

Hipótesis sobre la celebración 

La versión del siglo XIX, refleja la lucha política entre Conservadores (que se identificaban con el color rojo) y los Liberales (que se identificaban con el color amarillo). 

La otra versión apunta que hubo una esclava llamada María Ignacia que tenía una hija, Rosa Ignacia. Ésta enfermó de gravedad y su madre le pidió a San Pedro que la curara, prometió bailar y cantar todos los años en su fecha (29 de junio). La niña se curó y María Ignacia, acompañada por sus otros dos hijos, esposo y amigos comenzaron la tradición.

También se cree que María Ignacia se enfermó y por estar imposibilitada para bailar el día de San Pedro, como lo había prometido, su esposo fue quien tomó su lugar, utilizó su ropa, se vistió de mujer y de esa manera cumplió la palabra de esclava y lo siguió haciendo al morir su esposa.

Por tal razón en la festividad aparece la figura de una mujer, la cual es representada por hombres de estas localidades, quienes poseen vestuarios muy coloridos con una muñeca que hace el papel de Rosa Ignacia, la hija.

Una fiesta de dos días 

La celebración en sí comienza el 28 de junio con el tradicional encierro del santo en horas de la tarde, en el que se lleva la imagen de San Pedro a la Iglesia Santa Cruz de Pacairigua en Guatire, donde duerme hasta el 29.

Al día siguiente de la parranda se realiza una misa en el Templo parroquial. Luego los parranderos recorren las principales ciudades del pueblo cantando y bailando en compañía de una multitud.

En la noche se realiza el llamado velorio donde se le canta y baila a otra imagen del Santo, que se adorna en el lugar para dicho fin.

Bailes, personajes y vestuario

El baile es realizado por parranderos conocidos como los los “Sanpedreños danzantes” con el rostro pintado de negro, y que visten de levita y pumpá (uno de ellos lleva la imagen del santo, otro lleva una bandera amarilla y roja), forman parte del baile dos niños, son los llamados “Tucusitos” que se visten de rojo y amarillo.

Otro personaje popular de la parranda es el ya mencionado hombre vestido de mujer que carga una muñeca de trapo, recibe el nombre de“María Ignacia” y la muñeca “Rosa Ignacia”, los dos “tucusitos” hacen las veces de sus otros dos hijos. Todos llevan la cara pintada de negro con betún.

También se encuentran Los solistas: encargados del canto del San Pedro, la mayoría de sus versos son improvisados.

Los músicos, son quienes tocan los instrumentos en la parranda, cuatro y maracas.

Por último, pero no menos importante están Los Coticeros, quienes llevan atados a sus pies trozos de cuero de vaca y bailan al ritmo del cuatro y las maracas, es la parte más fuerte del baile.

Cantos populares 

Buenas tardes doy señores,
Buenas tardes vengo a dar.
La Parranda de San Pedro,
Que les vengo aquí a cantar.
Baila, Baila, María Ignacia,
Como tú sabes bailar.

Un pasito, para lante y
otro paso para atrás.
Y se me ponen de frente
Porque los voy a llamar.
En esta vuelta y la otra,
Voy a cambiar de toná.
Guachi, guachi
pasó por aquí,
Guachi, guachi,
Pasó por aquí,
Con una pequeña tinaja de anís.