Un oficial lo mata por negarle el paso a la fiesta de su nieta

MARACAIBO VENEZUELA 05/07/2015 SUCESOS FUNCIONARIO JESUS DAVID RODRIGUEZ MATA A A ESTEBAN ARTURO MITCHELL POR NO DEJARLO ENTRAR A UNA FIESTA EN ALTOS DE JALISCO EN LA FOTO FAMILIARES EN LA VIVIENDA

A Esteban Arturo Michell (57) lo llevaron al hospital Coromoto tras ser baleado pero murió luego de su ingreso. Los parientes de la víctima acusan del crimen a Jesús David Rodríguez, un presunto funcionario policial destacado en el municipio Cabimas

Una fiesta infantil, una moto y un policía malhumorado son los elementos claves para el homicidio de Esteban Arturo Michell, de 57 años, quien recibió tres impactos de bala cuando estaba en una celebración de una nieta. ¿El homicida? Un funcionario descrito por sus vecinos de Altos de Jalisco, como “un alzado, quien no tuvo reparos de asesinar al anciano delante de toda su familia porque no lo dejó entrar a la reunión familiar”.

Jordan Michell, hijo mayor del occiso, lloraba en el frente de su casa, en la calle 49 del sector Altos de Jalisco. Lo acompañaba uno de sus hermanos menores. “Lo mató, lo mató porque no lo dejó entrar a la fiestecita”, repetía una y otra vez. Al ver a la prensa, pasó una de sus manos por los ojos, secó sus lágrimas y enfatizó: “A las 3.00 de la madrugada el oficial Jesús David Rodríguez , presunto asesino, llegó para irrumpir en la celebración y le disparó”.

Los descendientes de Michell detallaron que Rodríguez, junto con cuatro de sus compinches, quiso irrumpir en la casa 46B-84 de la calle La Merideña, donde la familia estaba reunida. Su padre salió hasta el frente de la vivienda para disuadirlos. Ninguno tenía invitación. Durante la discusión alguien tropezó con la moto del oficial y esta se cayó. El hombre se alebrestó y le preguntó a Esteban: “¿Entonces la moto se cayó sola?”.

Los testigos recuerdan que Rodríguez sacó un arma, le pegó con la cacha a Michell y luego le disparó el pecho y en la axila. Sus hijos tomaron por los brazos y piernas para montarlo en un carro. Lo llevaron al Hospital Coromoto donde murió cinco minutos después de su ingreso.

El homicida aprovechó la confusión para huir con sus cómplices.

Los parientes de la víctima explicaron que el asesino es del sector. Todos lo conocían. “No importa en el estado en el que se encuentre, siempre es un alzado”. No saben con exactitud a cuál cuerpo de seguridad pertenece, pero juraron que está destacado en el municipio Cabimas de la Costa Oriental del Lago. “No sabemos dónde está, pero queremos que lo capturen pronto”.

 

José Manuel Sánchez/La Verdad