¡Lo que faltaba! Colectivos piden entrar a la mesa de diálogo

23-de-enero-d-1100x618

En entrevista exclusiva para El Estímulo, y reunidos en la llamada “Plaza de La Revolución” en Santa Capilla, centro de Caracas, representantes de varios colectivos solicitaron a la mesa de diálogo que incluya en ella a otros factores importantes del país,“sobre todo los movimientos sociales que están en la calle defendiendo el proceso revolucionario”.

Félix Velásquez de Izquierda Unida, Francis Álvarez de La Piedrita, Leonel Amundaray del Activo Oveja Negra y de la UPV y Vilikha Martínez del colectivo Seguridad y Defensa de la Revolución, entre otros, fueron voceros entre una veintena de colectivos de Caracas, Vargas y Miranda, que apoyan a la “revolución bolivariana”.

Todos aquellos factores “que pretendan sumarse a esta traición, que están bajo nuestra permanente observación, ya que nuestras organizaciones están activas y articuladas nacionalmente y nuestro liderazgo y capacidad operativa está abocada a la defensa del pueblo”, advirtieron.

Exigen al presidente Nicolás Maduro la incorporación de los movimientos sociales a la mesa de diálogo, “así como a las víctimas y familiares del Golpe de Estado, paro petrolero, guarimbas, llamado a la arrechera, 12 de febrero, entre otros”.

Declararon que asumen la Contraloría Social “de la que ha carecido este proceso”.

Chavismo radical

Félix Velásquez, de Izquierda Unida, aseguró que habrá pronunciamientos en el interior del país.

“En la mesa de diálogo no están presentes factores importantes, sobre todo los movimientos sociales que están en la calle defendiendo el proceso revolucionario, que no responden a la lógica del partido específico y que han llamado chavismo radical”.

“No aceptaremos la entrega de conquistas y avances del proceso revolucionario. Hay quienes solicitan que se incorpore a los industriales y empresarios, pues que sumen a los trabajadores quienes llevan sobre sus hombros la parte más dura de la crisis”.

colectivos 2

De izquierda a a derecha: Leonel Amundaray, del Activo Oveja Negra y de la UPV; Félix Velásquez, de Izquierda Unida; Vilikha Martínez, del Colectivo Seguridad y Defensa de la Revolución y Francis Álvarez, de La Piedrita, voceros entre una veintena de colectivos de Caracas, Vargas y Miranda. (Foto: cortesía)

A juicio de Velásquez, sigue el ataque contra el bolívar y siguen desapareciendo los productos.

“Esto no es solo con sectores de la oposición, sino con algunos sectores que, enquistados en el gobierno o en instituciones del Estado, aprovechan para hacer negocio a costillas de las necesidades del pueblo”.

Justifica que por eso tomaron la Asamblea Nacional el 23 de octubre “cuando se estaba ante un golpe de Estado vía parlamentaria y vimos cómo algunos diputados se quedaban ahí sentados avalando esa sesión”.

“Creemos en la necesidad de que el pueblo se mantenga en la calle defendiendo el proceso revolucionario más allá de las posiciones entreguistas que se puedan hacer y más allá de los pactos entre cúpulas”, afirmó el portavoz.

– ¿Han solicitado ustedes formalmente participar en el diálogo?

– Estamos activando una serie de actividades, porque creemos que los lapsos son corticos. Aquí hay más de 20 colectivos y no es fácil ponerse de acuerdo entre los distintos factores. Comenzaremos las solicitudes formales por los canales regulares.

– ¿Todos estos colectivos están identificados con el Gobierno?

– Somos militantes revolucionarios de vieja data, dirigentes populares, comunitarios, de base, que hemos expresado siempre a viva voz la defensa de la revolución. Cada vez que se ha puesto dura la cosa, salimos a defender a la revolución y al gobierno de Nicolás Maduro, aun con nuestras observaciones a factores infiltrados que, desde posturas burocráticas y ocupando altos cargos del Estado, sabotean la gestión de la revolución.

-¿No hay buena comunicación de ustedes con quienes por el gobierno están en la Mesa de Negociación?

– Siempre se ha tenido comunicación, lo que queremos es que sea tomado en cuenta el movimiento popular. Hay quienes han pedido incorporar a los movimientos sociales, pero pretendiendo que sean los que funcionan desde las misiones. Eso no es lo que queremos. Solicitamos que sea el verdadero movimiento popular, que ha estado en la calle combatiendo, quienes hemos nutrido el Polo Patriótico pero que no estamos participando en la toma de decisiones. Que se sienta la voz de las bases, no del jefe del partido, sino de los que verdaderamente estamos en la calle sintiendo las necesidades de la gente, quienes sufrimos las colas, el alto costo de la vida, la inseguridad.

– ¿Qué hacer entonces?

– Es imposible que pare la guerra económica si no le das poder y participación a los ciudadanos, si no garantizas que el suministro de alimentos sea democratizado y que le llegue a todos. Lo que ha hecho crisis en nuestra sociedad es el modelo capitalista. No hemos construido el socialismo. Esa vorágine de lucro desmedido, del ‘sálvese quien pueda’, que estamos viviendo hoy es arreciada por esa derecha a quien lo único que le interesa es tumbar a Nicolás.

– ¿Cómo resolver la crisis?

– Aquí se ha jugado desde la comunicación, desde los medios controlados por factores de poder, a que la solución es la salida de Nicolás del Gobierno, cuando eso no resuelve el problema, al contrario, puede acrecentarlo. La salida es el diálogo entre el pueblo, entre sectores que estamos en la calle enfrentados porque tenemos dos maneras distintas de ver el país. En medio de ello debe haber un momento en que digamos ‘alto’ porque la situación económica del país no beneficia a ninguno de los dos bandos. Rescatar económicamente el país debe ser una tarea de todos los venezolanos.

– ¿Están ustedes dispuestos realmente al diálogo?

– Estamos dispuestos a asumirlo, pero también a defender la revolución en la calle y en el terreno que sea. El proceso revolucionario ha tenido algunos deslices que debemos corregir y ello implica la participación protagónica de todos los ciudadanos en la toma de decisiones públicas.

– ¿Cuál ha sido lo más difícil en la construcción de la revolución?

– En la zona donde los colectivos actúan políticamente es donde se ha avanzado en la construcción del socialismo. Las fábricas ocupadas por los trabajadores han funcionado hasta el momento en que les han colocado un burócrata que los dirija. Damos fe que en las comunidades y las fábricas recuperadas, se está construyendo el socialismo. Sanitarios Maracay es el mejor ejemplo de una fábrica quebrada, cuyo dueño huyó con los dólares, pero los trabajadores la mantienen trabajando desde hace 10 años y con una gestión que solo tuvo traspiés cuando el Gobierno le colocó un burócrata.

Hampa disfrazada

Francis Álvarez ha sido por muchos años dirigente social y es integrante del colectivo La Piedrita, el controvertido grupo del 23 de Enero dirigido por Valentín Santana.

– ¿Cómo piensan superar esa imagen de colectivos violentos?

– Nos han satanizado, pero con la inteligencia social, hemos detectado que a grupos del hampa, dirigidos por la derecha, los han disfrazado de colectivos para perjudicarnos. Al combate de eso vamos. Estamos haciendo un saneamiento de ellos; a los chamos del hampa que se están prestando para eso, los llamamos a que entiendan que nuestra lucha es la de ellos, que no se dejen utilizar.

– ¿En dónde los han detectado?

– En varios sitios de Caracas y en Miranda. En los próximos días daremos a conocer los pormenores.

– ¿Cómo pretenden dar a conocer en la mesa de diálogo esas experiencias exitosas que ustedes mencionan de algunos colectivos?

– Eso se está haciendo. Muchos somos voceros de Clapn (Comités Locales de Abastecimiento y Producción)  de vivienda. Entre las experiencias hermosas del colectivo La Piedrita está la casa hogar para niños con cáncer. Igual lo hacen diferentes camaradas en cada uno de sus colectivos. Claro, cuando la derecha ha querido atacar al pueblo, hemos salido y lo seguiremos haciendo. Nuestra esencia es el trabajo social; en los colectivos consigues profesionales, médicos, sociólogos, etc.

– Es evidente sus diferencias con el Polo Patriótico (partidos chavistas) . ¿Cómo piensan zanjarlas?

– Estás ante ese ejercicio. Aquí nos hemos sentado, hemos generado una mesa de diálogo, porque si estás pidiendo inclusión en una mesa nacional, es porque hemos pasado por una mesa diálogo en pequeño.

No nos financian

Del grupo Oveja Negra y del partido UPV, su representante Leonel Amundaray, señala que a ese movimiento de colectivos lo han llamado “23 de Octubre” a raíz de la toma de la Asamblea Nacional. “Estamos haciendo trabajo social con los Clap, los niños, las madres de barrio, las personas con problemas de droga o en situación de calle. No tenemos la capacidad de un ente del Estado, ya que no recibimos recursos, pero con los propios hemos podido resolverle a algunos compas problemas de medicinas, laborales”, dice.

– ¿Entonces no son financiados por el Gobierno?

– Es completamente falso. Nos autofinanciamos con nuestro trabajo, ahorita estamos llevándole alimentos al pueblo. Lo poquito que podemos percibir tratamos de hacerlo llegar a la población, sobre todo a los más humildes.

por ElEstímulo en noticiasaldiayalahora.co